Nunca diremos adiós

 

Creo que la primera vez que traduje la letra de esta canción fue para mi egreso del secundario, allá hace millones de años. Por ahí el espíritu se pone nostálgico cuando se cruza con algunos eventos. Entonces, mientras pinto letras de telgopor con acrílicos (sí, por eso debe estar caótico el tiempo atmosférico) escucho algunas canciones que marcaron mi adolescencia. Esta es una de ellas. Es un “hasta siempre”.

Desearía aún tener una traducción de esa época, en la que le arranqué lágrimas, mientras leíamos la letra, a la directora que nos tenía entre ceja y ceja.

WE’LL NEVER SAY GOODBYE  (From “Sing” soundtrack)- Art Garfunkel


We share the days of laughter,
We share the nights of sorrow,
And in the morning after,
We face the bright tomorrow.
Side by side we’ll always stand
Spirits flying high,
Long as I can hold your hand,
We’ll Never Say Goodbye.
We walk the halls of learning
And serve a proud tradition,
The flame of truth is burning,
To clarify our vision.
Look at how the future gleams
Gold against the sky,
Long as I can share your dreams,
We’ll Never Say Goodbye.
There’s little to be sure of,
But we will last forever,
For now we know the pure love
We feel when we’re together.
Then if someday we should part,
We will not say die,
Long as you are in my heart
We’ll Never Say Goodbye.
Long as you are in my heart
We’ll Never Say Goodbye.

 

Traducción

 

Nunca diremos Adiós

Compartimos los días de risa,
Compartimos las noches de dolor,
Y a la mañana siguiente,
Enfrentamos el brillante futuro.

Lado a lado siempre estaremos,

Con el espíritu en alto,

Mientras pueda sostener tu mano

Nunca diremos adiós.

Caminamos los pasillos del aprendizaje

Y servimos una orgullosa tradición,

La flama de la verdad está ardiendo,

para aclarar nuestra visión.

Mira como brilla nuestro futuro

Dorado contra el cielo,

Mientras pueda compartir tus sueños,

Nunca diremos adiós.

Hay poco de qué estar seguros,

Pero perduraremos por siempre

Porque conocemos el amor puro

que sentimos cuando estamos juntos.

Entonces, si un día hay que partir,

no diremos morir.

Mientras estés en mi corazón

Nunca diremos adiós.

Mientras estés en mi corazón

Nunca diremos adiós.

CARTA DE UNA BRUJA – : Liz Rossana Alcaraz

bruja escribiendo para blog
Querido Príncipe Azul
Como no hago parte de la nobleza y mi pasado fue más bien tormentoso, eso de comer cuentos de hadas siempre me causó indigestión, por tanto nunca me interesó que me coronaran y mucho menos convertirme en la princesa de alguien. La verdad es que me dan lástima esas damiselas de cabellos laaargos, que prefirieron pasar sus vidas esperando en el balcón hasta que tú llegaras algún día a rescatarlas de una vida aburrida.
Decidí hacer cosas productivas y empecé a estudiar Magia para desarrollar a grandes escalas mi intuición femenina y otros dones, además no soy como la Cenicienta que está esperando un marrano que la saque de pobre, mejor dicho, nunca me ha interesado depender económicamente de nadie. Años después me gradué con honores en la Escuela de Brujas, siendo mí tesis uno de los hechizos más célebres entre los 7 reinos. Poco a poco mi renombre creció tanto que a punta de sortilegios, manzanas “premiadas” y pociones me volví una empresaria exitosa y compré mi propio castillo.
Quiero decirte que no tengo nada en contra tuyo, pero sucede que el azul no es mi color favorito y pienso que no le luce a todo los tipos. Entiendo que a la larga no eres culpable de vivir en el pedestal en donde te elevaron desde tiempos ancestrales y sospecho que muchas féminas con la ayuda de Disney se montaron en la película del final feliz contigo. Y es entonces cuando te volviste igual de mítico que Pie Grande, Cupido y el Monstro del lago Ness.
Me cuesta creer que seas la combinación perfecta de todas esas cursilerías contradictorias con que sueñan las niñas. Un caballero con su lado salvaje, Inteligente no sabiondo, sensible sin ser pendejo, millonario pero sencillo, guapo y nada narciso, amante del compromiso, buen polvo, que escribes poemas y también practicas kickboxing, que no miras a otras… en fin, solo te hace falta flotar con tu capa para ser una especie de Superman. Hmmm llámame pesimista pero creo que de eso tan bueno no dan tanto, me parece que tú y tu corcel blanco no encajan en estos tiempos y prefiero vivir en la realidad.
Aunque no ha sido fácil la vida de emancipación que escogí y en ocasiones algunos aldeanos me fastidiaron durante mis tres siglos de soltería, porque hablaba con mi gato negro y mi empleada del servicio era un duende. Luego me encantaba ver sus caras de pánico cuando se acordaban que soy bruja y entonces no volvían a hacer ningún comentario por temor a que les pusiera una verruga gigante en sus caras o los convirtiera en algo que ya eran: sapos o lagartos.
Mientras la Bella Durmiente se quedó roncando durante 100 años con la esperanza que aparecieras, yo opté por divertirme y de vez en cuando salí con “tinieblos” en el sentido literal pues los muy lobos aparecían en luna llena, sin embargo tengo buenas historias que contar y además nos revolcábamos de lo lindo. Así mismo cada semana sigo disfrutando de planes con las “brujis” como el respectivo aquelarre o la noche de karaoke
No me imagino paseando contigo en tu lujoso carruaje por la verde pradera, en primer lugar porque tengo mi escoba y segundo también puedo volar. Tampoco preciso que me protejas con tu espada cuando camino por el bosque pues sé defenderme bastante bien. No quiero un salvador sino un compañero, por eso eres alguien impensable en mi existencia y solo con el pasar del tiempo supe que no necesitaba que me ofrecieras tu mundo simplemente porque ya tengo el mío.
Hace algún tiempo conocí a un sujeto maravilloso, hasta el punto de dudar que tal vez el mito no era ilusorio y existía la posibilidad que fueras tú. Por fortuna me equivoqué al comprobar que el prospecto que me gusta, es un ser humano autentico, con defectos, que suda, que se despeina, que se emberraca, sin embargo me trata como a una reina y me está haciendo feliz.
Así que empecé a escribir mi propio cuento en donde soy dueña de mi destino y mi comarca, con las botas sobre la tierra para entender que tu “señor perfecto” o mejor conocido como el Príncipe Azul no eres mi tipo de hombre por la sencilla razón que no existes.

_____________________________________________________

No es mía, como pueden ver, pero francamente me sentí totalmente identificada.  😀
Hecha la Aclaración originalmente este post rezaba el nombre de Astrid Greisser, quien comentó, como puede verse en los comentarios que el texto es de Liz Rossana Alcaraz. Así que corregimos para dar crédito a quien corresponde en realidad por este maravilloso mensaje.

Buenas Noticias 1ra parte -espero que de muchas-

Hace un par de años alguien propuso contrarrestar la mala onda producida por las noticias que recibimos en el diario por diarios, noticieros, radios y demás.

Tomo hoy la posta para compartir BUENAS NOTICIAS

Como todo el mundo sabe, o como ya deberían saber, mis ideas no pueden catalogarse como muy tradicionales, conservetas y están más cerca del feminismo de lo que a muchos les gustaría.

En cuanto a política soy apartidaria, tengo mis opiniones y mientras nuestros representantes que no nos representan sigan así, seguiré siendo “contrera” como se decía antes.

Volviendo al tema: Buenas Noticias.

father and son in skirts

 

“My five year old son likes to wear dresses. I didn’t want to talk my son into not wearing dresses I had only one option left: To broaden my shoulders for my little buddy and dress in a skirt myself. After all you can’t expect a child at pre-school age to have the same ability to assert themselves as an adult. Completely without role model. And so I became that role model.”

El texto dice: “A mi hijo de 5 años le gusta usar vestidos. No quise convencer a mi hijo de no usar vestidos, me quedó una sola opción. Ensanchar mis hombros para mi hijito y vestirme yo mismo con una pollera. Después de todo, no puedes esperar que un niño de preescolar sea tan asertivo como un adulto. Completamente sin un modelo. Así que me convertí en ese modelo.”

Creo que una de las mejores noticias es que exista al menos 1 padre que le enseñe a su hijo un nuevo modo de ser hombre, con las faldas bien puestas.

Hasta la próxima y seguiré a la pesca de Buenas Noticias para compartir.

Hide and seek or Hyde and Sick?

Encontrado sobre la mesa vacía de un departamento recientemente devuelto a su dueño.
“Querido Enemigo:
¿ahora debo llamarte así? Hoy para mí sos un extraño, un extraño con permisos. Debo agregar.
Cuando estábamos jugando al amor, era divertido jugar a las escondidas con vos. Teníamos todas las aventuras por vivir, y probablemente, pensando en esas aventuras buscamos hacer nido acá.
Voy a extrañar las charlas cortinas de por medio, mientras entre risas estábamos pensando en un futuro juntos… Tal vez sea mejor así, pero a lo mejo no.
Jugar a las escondidas era divertido, era sexy, tenía tanto encanto. Ahora siento que te escondés no sé si de mí, o de vos, o de los dos. Quizás, te ocultás de lo que sentís.
Cuando matamos esto, no fui yo sola, ni fuiste vos solo. Cada uno tenía un cuchillo en la mano, y destripamos todo lo que pudimos destruir. ¿Sabés? No te culpo. No me culpo tampoco. Éramos un par de chiquilines irresponsables. Fuimos un par de pendejos arrogantes.
Nos íbamos a llevar el mundo por delante. Teníamos el poder y la capacidad… Y la energía. Problema: no teníamos la experiencia ni la sabiduría.
Hoy, han pasado casi tres años desde el primer “te amo”,hasta este, sé que estás,te siento, pero “MOSTRÁ LA CARA”, que percibo.
Vos, hoy, estás jugando a las escondidas. Hacés que se note tu presencia, aparece tu “confesor”, y vos no mostrás la cara.
A ver corazón, decime, ¿es que falta valor? ¿es que esto que terminó no se terminó un carajo? O simplemente es que no decidiste si jugar escondidas (hide and seek) o a monstruos y enfermos (Hyde and sick)?
Sea del modo que sea, sabés que los lazos no se cortan, tenés pleno acceso y pleno permiso… No sé porqué no quiero quitártelos, tal vez sea masoquismo puro…
Hasta cuando aparezcas o hasta cuando te dejes ver.”

Días después:la misma carta, sobre un escritorio, arrugada y enmarcada, junto a una foto de una pareja aparentemente feliz.

Mamá dice

Madre e Hijas en el Jardín de Marie Cassatt

Madre e Hijas en el Jardín de Marie Cassatt

Hay muchos rituales dentro de un hogar. En un hogar donde hay madres e hijas, los hay infinitos.
El ritual de levantarse y desayunar, el de vestirse y peinarse para la escuela, la despedida a la hora de salir, las charlas mientras se pone la mesa o se lavan los platos. Hay risas compartidas. Hay anécdotas muy íntimas.
Mamá imparte su sabiduría de vida tanto en acciones como en palabras. También su humor.
Aprendés tus oraciones, si tu familia es cristiana, de mamá, aprendés de las plantas y flores de mamá. Amasás la masa, con mamá -aunque mamá odie llenarse los brazos de harina, por sus retoños lo hace-.
De mamá aprendés a ser mujer, a ser buena gente, a ser responsable (o no), a analizar a la gente. Mamá tiene un radar para la gente. Mamá tiene un sensor de intenciones. A veces, el tuyo puede ser más agudo que el de ella, con el tiempo. Pero es ella quien te enseña a usarlo.
Mamá tiene muchas virtudes, y también fallas. Mamá no es un ser sobrenatural, es un ser humano, igualito que vos.
Mamá tiene esa sabiduría de las madres. Eso que cuando sos chiquito te preguntás “¿Habrá escuelas para madres?” y, cuando crecés te das cuenta que no.
Mamá tiene frases, que cuando te escuchás diciéndolas, te parás en seco pensando, qué hace mi mamá usando mi voz.
De niños nos abrigaba, porque hacía frío, solía decir. Ahora nos damos cuenta, que eso era un “abrigate que yo tengo frío”….
Mamá dice, y sigue diciendo… Y nosotros la escuchamos, y la seguiremos escuchando.
Mamá dice muchas cosas. Y en el 90% de las cosas, suele tener razón.

Los amigos que siempre nos esperan.

“Hay una historia en el aire y está buscando protagonistas” …
Hay muchas historias en el aire. ¿No? Algunas ya encontraron protagonistas y quién las cuente.
Inicialmente, habían narradores, que contaban las leyendas oralmente en círculos alrededor del fuego.
La contadora de historias más conocida, en la literatura es Scheerazade, la reina que contaba historias una noche tras otras para salvar su vida de la ira de su marido el sultán.
Los Bardos, los juglares, que contaban historias de ciudad en ciudad, de feudo en feudo. Se encargaron de llevar historias de héroes, aventuras y leyendas.
Hoy todas las historias nos llegan en diferentes formatos. Desde la invención de la imprenta, tenemos entrañables amigos. Unos con tapa dura, otros con tapa blanda, forrados en cuero tallados y grabados, o impresos con las últimas tecnologías digitales.
Algunos más gordos, otros más finitos. Con figuras, sin figuras… Pero siempre llenos de historias, poesías, enseñanzas, moralejas…
Sí, los libros.
Ahora, además del formato de papel, también tenemos los e-books, I-pad, etc, pero el contenido más allá del formato es el mismo, historias, lecciones, conceptos, conocimientos, que merecen ser conocidos por todas las generaciones.
No sé ustedes, pero a mi me encanta el olor a libro nuevo. Nada es más excitante que dar vuelta las páginas, intentando averiguar qué hay del otro lado.
Así, entre páginas, conocí a Caperucita, Cenicienta, Blanca Nieves, Pulgarcito, a las hermanas March, las hermanas Bennet, las tres hermanas, la familia Bertotti, y a tantos otros personajes entrañables…. Mis amigos, los que me esperan en los estantes de mi biblioteca…

Iniciación


El círculo se abre… La energía gira a nuestro alrededor.
Estamos todos, nuestros animales de poder también están… Hoy es especial.
El fuego del altar arde, las llamas llegan alto.
El aire huele a perfumes mezclados, flores, inciensos, cuerpos…
Los sonidos de la noche se intensifican. El velo se corre. Nada separa la realidad prosaica de lo que pasa del otro lado del velo.
Ella nos espera a todos… Sabe de nuestro trabajo, de nuestro corazón, de nuestras luchas, de nuestro amor…
Hemos elegido una noche en que la luna llena es la única luz que nos alumbre.
Nos movemos entre sombras plateadas. Cantamos, reímos, giramos, bailamos, danzamos…
Las energías entran por los pies, por las manos, por los poros… Somos canales abiertos a cada momento, a cada paso…
Suena la campanilla.
La voz de la Sacerdotisa comienza a cantar… Todas las voces se unen… Todas las voces repiten un cántico…
Una voz comienza a oirse… y todas se van uniendo…
Yo Artha, hija de la Diosa, me entrego a su servicio, desde mi vida, desde mi corazón.
Yo Morgana, hija de la Diosa, me entrego a su servicio, desde mi alma, desde mi vida…
Yo Gwidion, hijo de la Diosa, me entrego a su servicio, desde mi alma, desde mi vida.
La energía es cada vez más poderosa.
Las voces se tapan unas a otras.
El claro del bosque se cierra, mágicamente… Las sombras plateadas quedan cubiertas por el velo. Sabemos que estamos entre los mundos. Cantamos y celebramos.
Ella nos recibe. Ella nos cobija, le pertenecen nuestras vidas, corazones y almas…
Somos sus sacerdotes y sacerdotisas, que saldremos al mundo a vivir en ella, y a traer a cada instante de nuestras vidas, a la Diosa