No soy esa chica, digo, no soy esa persona.

es-como-sentir-el-agua-con-la-punta-de-tus-dedos-y-despues-sacarlo-y-seguir-caminando-recto

Cuando comencé con este blog, creo que tendría unos 29 años. Lo empecé en Blogger. Entonces creía tener sueños semejantes a los de alguien más.  Pavadas que una cree cuando está infatuada con alguien, ¿vio?

Hasta entonces, había sido, o tratado de ser, una chica de ciudad chica normal, con lo que sea que eso signifique. Es decir, me criaron para ser parte de algún rebaño, y si bien hice el intento. Fracasé miserablemente.

La culpa la tiene la seguridad en mi misma. Y agradezco a la vida por ello. Dicen que siempre supe lo que quise, tal vez ése no sea el problema, sino que lo que quise en un momento, al conseguirlo, no era lo que esperaba que fuera. Tal vez sea que la sola idea de conformarme con alcanzar una sola meta, no resultó tan interesante como creí que sería.

Y, por esto, por aquello y por lo de más allá, no puedo ser esa chica.

Se esperaba que me casara y tuviera hijos. Si bien, como dicen muchos “aún estoy a tiempo”, no es algo que me llame particularmente. Y, no, no es mi contradicción. No me voy a resistir nuevamente al amor si llega, pero  tampoco voy a desperdiciar el trabajo realizado, lo andado y lo aprendido, sólo para ser “esposa y madre”, porque simplemente, eso no cuaja con mi esencia.

Se esperaba que quisiera un estatus social, en una sociedad donde no me encuentro, simple y sencillamente, porque no me importa lo que se espera de mi. Tal vez, no se haya notado aún, pero no califico como una mujer típica, ni lo deseo tampoco.

Se esperaba que no le diera bola a mi intuición, a mi poder. Curiosamente, el tiempo me llamó a empoderarme, con todo lo que eso implica. No todos conocen muchas cosas, pero no llevo una vida fácil, aunque diariamente dibujo una sonrisa en mi rostro. Aprendí a aceptar que no puedo controlarlo todo, a dejar que las cosas fluyan.  A no pelear con molinos cuando los reconozco como tales.  Y tal vez, esas circunstancias y situaciones, me hicieron quien soy. Y me gusta esta  persona.

No soy perfecta, ni deseo serlo, sólo espero ser la mejor versión de mi que pueda.

Tal vez hayan percibido algo, los que viven a mi alrededor todos los días, tal vez no. Elegí, hace muchos años, dejar de bloquear la energía divina que me eligió de canal. Y esa elección conlleva, entre muchas cosas, saber que no será fácilmente aceptado, porque dista bastante de lo normal.

Las premoniciones, la sanación, la magia inconsciente y consciente, el poder para compartir,  el sentir presencias, el poder comunicarse con espíritus de otros planos, la visión de auras, y demás, siempre fueron parte del repertorio de rarezas en las que viví y vivo inmersa. Y créanme, no pienso volver a reprimirlo. Es quien soy y punto.

 

1620885_10202718271732457_563843290_nNo soy, ni puedo ser, esa chica que querías, la que sumisamente aceptaba tu voluntad como única opción en este mundo. Soy una mujer con voluntad propia, y mucha. Me sobra testarudez. Y aunque reconozco esto, a veces, extraño tu presencia, y otras, la siento junto a mí. No sé qué signifique, a lo mejor, mulo, te extraño. O puede ser, que extrañe lo que no tuvimos por exceso de soberbia, juventud y aspereza en el trato y por falta de coraje.

No sé si tenía que ser en esta vida o en alguna otra, simplemente no es, ene este momento, y eso, en algunos momentos duele.

Pero no soy esa chica paralizada por el dolor que llora por los rincones. Mi vida, mis elecciones, mis realidades no son sencillas, y me pongo una sonrisa, porque cada día puede ser que algo mejore. Porque la que soy, cree firmemente en el poder de los ideales.

Finalmente, no puedo ser la chica de la vida de nadie, porque estoy tratando de ser la mujer de mi vida.

 

Para Siempre

Les regalo este video subtitulado con una linda canción, que es una despedida en la obra musical, pero que dice algo que siento por cada una de las personas que tocó mi vida.

Quién sabe si he cambiado para mejor, pero porque te conocí, he cambiado para siempre…


Las cantantes: Idina Menzel (Elphie, la chica verde) y Kristin Chenoweth (Glinda, la de blanco)
Hay varias versiones, pero les dejo mi favorita, la del Original broadway Cast.

De todos modos


Cuando elegimos algún camino para seguir en nuestras vidas, no siempre tenemos idea de en qué nos estamos metiendo. Hay caminos que te permiten tener idea de a qué te enfrentás, y otros que no.
Tal vez, el mayor desafío al que nos enfrentamos es no saber a qué atenernos.
Cuando nos arriesgamos en una relación, de amistad, de trabajo, de pareja, no tenemos ni idea de qué va a resultar de todo eso, pero es como tirarse al agua sin antes haberla probado con el pie, sólo te sumergís y a ver qué sale y cómo.
En una carrera, la iniciás con la espectativa que te da saber que otro que la hizo logró tal o cual cosa. Pero la verdad es que no nos imaginamos ni la mitad de las cosas que nos pasan durante el tiempo que nos lleva completarla. Y cuando la terminamos, nuestra idea de lo que puede pasarnos en la vida profesional puede no tener absolutamente nada que ver con lo que nos pase en la realidad.
Y a lo mejor, digo, sólo a lo mejor, el desafío mayor que nos planteamos es zambullirnos en esas elecciones de todos modos.
Porque como dice la canción del video (que se llama igual que el título de este post) hay que hacerlo de todos modos.
Al menos yo, lo intentaré de todos modos. 😉

“Porque yo lo valgo”


Hay una marca cuyo slogan comercial es el título de este post. Y la foto me pareció bien pertinente.
Creo que hace falta escribir al respecto ya que una de las búsquedas que más gente guía a este blog, es “¿porqué sigo soltera?”

Cuando llegué a los treinta, no hace demasiado me preguntaba si estaba bien o estaba mal esto de ser soltera. Después de todo, desde muy chica me taladraron el cerebro con la idea del príncipe azul y el vivieron felices para siempre como a todas.
El problema, en general pasó por ¿Está bien buscarse un marido porque te enseñaron que tenía que ser así? Digo, si te enamorás, creés en el matrimonio y te casás, genial. Ahora, si te casás para darle gusto a sociedad y media de hacer las cosas prolijitas, ¡Qué fraude!
No me voy a poner a profundizar en el tema del matrimonio porque cada quién debe creer cosas distintas y, como ninguna creencia es mejor o peor que otra, simplemente, evitaremos el debate.
Sí me voy a plantar en la afirmación del título del post.
No voy a hablar en general. Porque generalizar es en vano, cada quién se conoce, conoce sus situaciones y circunstancias, por no mencionar que también ha de tener claro sus sentimientos y deseos.
Creo que ya estuvo de andar haciendo cosas porque nos enseñaron que así tenía que ser. Suficiente con seguir pasos de otras, tal vez no encontramos quién nos ame porque nosotras, para agradar, hemos dejado de amarnos lo suficiente.
No me quiero levantar a atender a otro, porque se espera de mi que lo haga. Quiero levantarme a atender al otro porque a MI me hace bien atenderlo. Y cuando digo “a mi me hace bien” no me refiero a que espere la reacción del otro. Sino a que soy feliz en los preparativos.
No quiero irme a la cama con un tipo, porque como su mujer, novia, pareja o amante, esté implícitamente el deber de satisfacer sus necesidades sexuales. El sexo es de a dos y hasta que cada una no aprenda a que también tiene que disfrutar del momento, va a estar cumpliendo una obligación y nada más.
No quiero conseguirme un marido, novio, pareja, amante, porque todo el mundo me diga que es lo que tengo que hacer. No necesito un hombre que me valide. Si tengo un hombre a mi lado, será porque lo amo y me corresponde, porque somos un equipo. Dos personas completas en sí mismas que deciden compartir. No un par de mitades que tratan de completarse con el otro.
Y no por estar, sola, soltera, sin amantes ni nada, voy a irme a la cama con el primero que me lo proponga. EStoy sola sí, pero soy feliz, porque mi felicidad no depende de lo que otro determine, sino de mi misma. De hacer cosas que me gustan, que me llenan.
Bienvenidos a la realidad, no me voy a conformar con lo primero que surja, voy a darme el lujo de elegir, porque yo lo valgo, y merezco justo aquello bueno y hermoso que la vida me traiga.
He dicho.
Así que yo sugiero que no preguntemos porqué sigo soltera, analicemos mejor ¿por qué no soy feliz?

Equilibrio


Por definición, podemos ver esta palabra en miles de disciplinas, a saber:
En física o ingeniería:

* Equilibrio termodinámico: situación que se da en un sistema físico (es decir, un sistema al que podemos atribuir una energía interna) cuando todos factores exteriores y/o procesos internos no producen cambios de presión, temperatura u otras variables macroscópicas.
* Equilibrio químico: cuando una reacción química de transformación ocurre al mismo ritmo que la transformación inversa, y por tanto no se producen cambios en la cantidad de cada compuesto.
* Equilibrio mecánico: cuando las sumas de fuerzas y momentos sobre todas y cada una de las partes del cuerpo se anulan.

En biología:

* Equilibrio puntuado: una parte de la teoría de la evolución que afirma que la especificación ocurre rápidamente en ciertos momentos que van seguidos de largos periodos sin cambios apreciables.

En economía:

* Equilibrio económico: una situación en la que demanda y oferta son iguales o más generalmente en la que los factores susceptibles de provocar cambios se compensan entre si de tal manera que se tiene una situación estática invariable en el tiempo.

En teoría de juegos:

* Equilibrio de Nash: una estrategia colectiva óptima en un juego que involucra a dos o más jugadores.

En educación física y en fisiología:

* Equilibriocepción : o sentido del equilibrio, les permite a humanos y animales caminar sin caerse.

El equilibrio o el balance, es “deseable”, lograrlo es difícil, pero no es imposible.

Hay distintos tipos de equilibrio. Hay equilibrios que se mantienen, los equilibrios estables, equilibrios que si cambiamos alguna condición desaparecen, los equilibrios inestables… Pero en el fondo, existe el equilibrio, que es como el sol, aunque no lo veamos, siempre está.
Mirando una película, en la cual la protagonista comienza a buscarse a sí misma, pude tener un insight interesante sobre el balance.

Este siglo es el siglo de los fuera de foco. Las cosas se ven exageradamente fuera de centro. La agresividad, se convierte en violencia exacerbada. Los reclamos, que deberían ser pacíficos terminan volviéndose batallas campales.
En nuestros hogares, los intercambios de ideas se vuelven peleas y discusiones que se nos van de las manos.
Del amor pasamos al odio sin solución de continuidad.
Y la conclusión general más escuchada, es probablemente, “están todos locos”… Y si no lo están actúan como si lo estuvieran.
Por alguna razón, vemos todo blanco o todo negro. Nos hemos alejado del centro. Estamos fuera de equilibrio.
Queremos que todo sea una lucha entre luz y oscuridad… “Yo tengo razón, soy luz, vos estás errado, sos oscuridad”, porque me contradecís.
Aún con nosotros mismos estamos desequilibrados. Nos amamos profundamente y nos saboteamos los proyectos. Nos criticamos miles de cosas, pero nos negamos a cambiarlas…
Sigue siendo la “lucha del bien y del mal” y el bien y el mal soy yo contra mi.
Viendo la película Comer, Rezar y Amar, una de las cosas que me llamó la atención, es el sanador de Bali, diciendo que hay que vivir en el equilibrio. Todo cielo o todo tierra es estar fuera de balance. Todo blanco o todo negro es estar desequilibrado.

El Yin y el yang son opuestos complementarios, no pueden estar uno sin el otro. Tal vez eso es lo que nos hace falta, equilibrar nuestros yins y yangs interiores.
Como leí en el muro de Facebook de una maestra:
“El mundo no necesita trabajadores de la luz, sino caminantes del equilibrio”.
Adhiero a esto.

PD: Ambarina, yo sé que al final de la película este mismo sanador habla del equilibrio del amor, de lo que hemos estado hablando, pero, me pareció encontrarle un enfoque un tanto más personal.

La primera protesta del año….

.. Y sí, my dear readers, tenía que llegar…

Como no podía ser de otra manera yo tengo que comenzar el año quejándome de algo.
Y es que quejarme se me da maravillosamente bien ¿o no? (Dedito amenazante y cara de pocos amigos)
Estos últimos días, he estado leyendo bastante… Bastantes novelas… Y me di cuenta, penosamente que todas las protagonistas sin excepción, son LINDAS.
Y no es que tenga nada contra las lindas, pero, las mujeres comunes ¿no son acaso protagonistas de vidas mucho más intensas, interesantes y hasta condimentadas que las señoritas protagonistas de los libros?
Ni una tiene un gramo de celulitis.
A ninguna se le nota la marca de una estría.
Ninguna tiene ojos marrones y apagados, ojerosos, o chiquitos.
Ninguna tiene los labios finiiiiiiiiiiiiiiiiiiiitos finiiiiiiiiiiiiiiitos.
Ninguna necesita depilación. (las ODIO)
Ninguna tiene una sola mísera parte de su cuerpo flácida.
Ninguna tiene 5 kilos de más.
Ninguna tiene el pelo reseco por más de medio capítulo.
A todas los vestidos de diseñador les quedan pintados.
Todas tienen una postura envidiable.
Todas enamoran a tipos hermosos…
¿Y las mujeres comunes? Las que tienen ojos no perfectos, que necesitan una rutina de belleza de cuarenta horas (porque minutos es poco), que tienen pancita, o una estría porque en algún momento de sus vidas se subieron a un sube y baja de peso espantoso.
A las que tienen celulitis, las que son pálidas verdosas. Las que no tienen tiempo de hacerse la manicura todas las semanas.
Las que pueden tener raíces de medio centímetro porque no les da el tiempo, en muchas ocasiones para ir a la peluquería y teñirse.
Las que no pueden pasarse quince horas en el gym….
O las que tienen problemas de tiroides, las que están demasiado flacas o demasiado gordas, las que son muy coloradas o las que son muy pálidas…
¿Y todas esas mujeres? ¿Para cuándo?

¿A quién le puede importar que Lizzie Bennet sea obstinada si luce como la Venus de Milo con brazos, cabeza y ropa? ¿Quién no se enamoraría de Nell Channing, si parece salida de la tapa de Vogue?
Queremos protagonistas reales!!!!! Mujeres con fallas corporales no sólo espirituales y psicológicas.
Nos reconfortaría que el guapérrimo protagonista se enamorara de la narigona de la esquina!!!!!!!!!!
En fin… me voy a protestarle a la almohada.
Besos