Confesiones, Reflexiones, Uncategorized

Mirando para atrás

u10105032

Debo confesar que pensaba no darle mucha bola al blog. La vida cambia, o yo evoluciono, o todo es un mar de caos que hay que surfear, y por lo tanto, era una “idea sensata”.

Calculo que la sensatez se me da, casi tan mal como la cocina.

Un pequeño intento de hackeo al mail que está asociado a esta página me hizo llegar acá. (y a espacio en la nube donde guardo info) Me encontré releyéndome y a muchos de ustedes.

Me encontré con nuevos seguidores y pensé: “la puta madre, decido dejar de bloggear y me empieza a seguir más gente”… Y bueno, cosas que pasan.

Mirando atrás, veo a gente que ya desapareció del camino, gente que aún está conmigo y adoro con el alma (ustedes saben quiénes son). Veo brotes de malhumor, mis “aires” de escritora”, y un montón de pavadas, escritas por mí, que en algún momento, pensé GENIALIDADES DE LA LITERATURA UNIVERSAL- descartemos eso por amor a los Dioses.

Mirando para atrás, veo que:

  • No me las sé todas.
  • No soy un gurú (y no me importa!)
  • Mucho de lo que no me interesaba antes, sigue sin ser importante ahora.
  • Mucho de lo que defendía antes, defiendo ahora con más fundamentos y con acciones concretas.
  • Tal vez, fui demasiado cortante con algunas respuestas, y tal vez hacía falta que fuera así.
  • Confieso que, con el hámster medio bastante dormido, puedo ver las cosas con una claridad onírica….. (y ahí están las pavadas again)
  • No respondí a muchos comentarios, y levanté muros y escudos con el mundo.

Tal vez algún día convierta este blog en algo más… ahora es sólo un block de notas donde desvarío en compañía.

y bueno, mirando atrás, no me siento arrepentida, sino impulsada a seguir explorando. Quién sabe lo que se pueda encontrar más adelante ¿no?

Anuncios
Activismo, conclusiones, Confesiones, Los tiempos CAMBIAN, Mi visión del mundo

Explorar

El título de este post suena bien aventurero ¿no?
Explorar se asocia a tantas cosas, explorar lugares nuevos, sentimientos nuevos, sensaciones nuevas, ideas nuevas… El caso es que jamás exploramos lo que siempre nos acompaña.
Y a veces, hace falta justo eso: explorar lo que siempre nos acompaña. Nuestros sentimientos, nuestras sensaciones, nuestros miedos, nuestros deseos cotidianos, e incluso, nuestros lugares de siempre. La vida es como la música o como algunas películas, cada vez que la volvemos a analizar, damos con detalles que no habíamos visto.
Muchas veces me han tildado de feminista, y admito que hay bastante de eso en la composición química del espíritu de la que suscribe, por querer ser tratada igual que los del sexo opuesto. No es nada del otro mundo, pero no soy un humano de segunda por no tener un pene, y pretendo que se me trate igual que a quienes si los tienen.
Durante mis años de universidad, me harté de chistes machistas o de comentarios como “el lugar de las mujeres es la cocina” o de “vos debés ser travesti para tener esas ideas”…
Durante mi infancia no soportaba eso de “las nenas no hacen eso” o “no sos varón para andar colgada de las ramas de un árbol”, o “juguemos a la mamá”… Sí, adoré a mis muñecas, pero no había juego más insulso y carente de imaginación para mí, que “la mamá”.
“La mamá” cuida a sus bebés, pero no tiene aventuras interesantes. La mamá cocina, pero no tiene un tabajo divertido. Una sola amiga comprendía esto: con ella, jugar a la mamá tenía magia, espías, tecnología, fantasías, y hasta superpoderes… Entonces, ¿porqué no admitir que desde que tengo memoria he sido feminista? Al fin y al cabo no tiene nada de malo admitir que los roles tradicionales nunca fueron conmigo.
Explorando más aún, siempre me rebelé contra situaciones como las que planteaban mis compañeros de inglés, varones, de “las damas primero”… Claro, pensaba yo “las damas primeros así nosotros no hacemos un pedo”, y le refutaba, dejemos la caballerosidad para la época de las cruzadas, que vaya por órden de aparición.
Una charla, con alguien a quién aún no puedo catalogar ni de sapo, ni de amigo -situación extraña- me dijo “yo te considero una damita”. Y mi mente inmediatamente recordó los retos por querer subirme a un árbol, o por querer jugar a los guerreros, cosa que no era de nena.
Curiosamente esta asociación de ideas se dió luego de leer el siguiente artículo (cuando lea el libro, les comento cómo va): Cuentos de Brujas
Lo que son las causalidades… Y sí, se me salió la feminista de adentro….
Eso me pasa cuando me exploro a mí misma…Me encuentro con mis múltiples yo.

conclusiones, Confesiones, Los tiempos CAMBIAN, Reflexiones

Lo único constante es el cambio

Nada mejor que la música para dar inicio a la lectura, y a la escritura 😉
No entendí la letra de esta canción, cuando me la enseñaron en clase de música, por allá por mi 5to grado de primaria. La Señorita Lita, quien creo que me hizo amar la música más de lo que ya lo hacía desde muy pequeña, nos dictó la canción, nos llevó a la sala de música, puso a unas a tocar los bombos para marcar el ritmo y nos enseñó la entonación.
Por aquel entonces, pensaba como había leído a Sissi, en un librito que me regalaron: “para qué estudirar idiomas si con uno alcanza y sobra para expresar lo que pienso”… Hoy, me encantan los idiomas, estudio formas de comunicarse, con los demás y con la naturaleza (matemáticas), y también con los ancestros y con los espíritus de la naturaleza.
He cambiado tantas cosas en esta vida mía, 33 años hacen que una cambie de gustos, de hombres, de cortes y colores de cabello, de cosméticos, zapatos, proyectos… Cambié la piel tantas veces como mi signo chino lo haría (la serpiente)… Hasta ahora de lo único que no cambié, y no precisamente por gusto, es de ciudad.
Visitando blogs amigos y siendo visitada por amigos de otros blogs, me dí cuenta que siempre encuentro el modo de cambiar cosas por acá. El template es diferente. Mi querido Hefe da fe de la poca duración de los colores de esta casita.
De niña odiaba el azul y adoraba el rosa. Hoy es casi al revés, casi porque el rosado me sigue gustando, pero me siento irremediablemente atraída por ciertos tonos azules.
De chica odiaba los gustos ácidos, salvo el de las primeras mandarinas del otoño y el de las uvas blancas. Hoy no tolero los dulces demasiado dulces, por no mencionar que me fascinan los sabores ácidos.
Adoraba los cumpleaños y sus celebraciones, hablar por micrófono, actuar en público… Hoy, me escondo bajo la mesa, tras la cortina o en el armario de escobas, para evitar los “papelones públicos”.
Conversando con alguien, decíamos que todo este continuo cambiar es una manera de buscar nuevos puntos de equilibrio… Y probablemente sea así.
Cambiar, para mi, es casi tan natural como respirar. Es necesario. Periódicamente cambio de lugar mis libros. La configuración de mi computadora. El tono de mi celular, el color del almohadón de mi cama.
Cambiar para mí, es necesario. Cambiar de ropa, cambiar de corte de pelo, cambiar de idea, cambiar de planes, cambiar de trabajo (Sí, mi historial laboral es curiosamente variado, a pesar de permanecer en el rubro)
“Y así, como todo cambia, que yo cambie, no es extraño”. 🙂

Confesiones, Reflexiones, Tiene "ALGO"

Vibrando por dentro

Hace unos días, hablé de la cortina musical de mi niñez, y mencioné a M. E. W. que falleció ese mismo día.
Estoy convencida que la vida de cada uno tiene una cortina sonora. Hay canciones, que como dice la propaganda de cremas, son más que sólo canciones.
Me pasó, también de estar hablando con alguien de música, y que en esa charla saliera esto mismo, canciones que no son solamente canciones. Y sin saber por qué me encontré buscando en el youtube con una versión que no había escuchado de una canción que en su momento significó mucho, aunque no entendía por qué, en aquel tiempo. Era un pedido y un decreto.
Entre magos y brujas, sabemos que todo está hecho de energía. Los cuerpos físicos,no son otra cosa que energía condensada, los físicos adhieren a eso también, la energía, se transmite de un lugar a otro -sí ya sé me puse científica, pero bueno, todo es parte de un todo.
La música, es una vibración que se propaga perturbando el medio que la rodea, es decir, transmitiendo energía cinética de una molécula a la siguiente, desde la fuente de sonido, hasta nuestros oídos… Y también a las vibraciones de nuestras almas.
Esa sensación de crispación, de “se nos ponen los pelos de punta”, no es otra cosa que la vibración que nos hace, como dice el post, vibrar por dentro.
Les dejo como regalo, la versión de la canción que me inspiró Think of me, que canta Christine, de el fantasma de la ópera. En la versión de David Archuleta, en American Idol.

Letra


Think of me

Think of me,
think of me, fondly,
when we’ve said
goodbye.
Remember me
once in a while –
please promise me
you’ll try.

When you find
that, once
again, you long
to take your heart back
and be free –
if you
ever find
a moment,
spare a thought
for me …

We never said
our love
was evergreen,
or as unchanging
as the sea –
but if
you can still
remember,
stop and think
of me …

Think of all the things
we’ve said and seen –
don’t think about the way
things might have been …

Think of me,
think of me waking,
silent and
resigned.
Imagine me,
trying to hard
to put you
from my mind.

Recall those days,
look back on
all those times,
think of the things
we’ll never do –
there will
never be
a day, when
I won’t think
of you …
We never said
our love
was evergreen
or as unchanging
as the sea –
but please
promise me,
that sometimes,
you wil think
of me!

Traducción:

Piensa en mi,
Piensa en mí con cariño
cuando hayamos dicho
adios.
Recuérdame
de vez en cuando
por favor, prométeme
que lo intentarás.

Cuando encuentres
Que una vez más
deseas tu corazón de vuelta
ser libre
Si tu tienes
un momento
Dedícamen un pensamiento
a mí

Nunca dijimos,
que nuestro amor sería
siempre verde
o invariable
como el mar
Pero si puedes
recordar,
detente y piensa
en mí.

Piensa en todo
lo que dijimos y vimos
no pienses en el modo
en que las cosas debieron haber sido

Piensa en mi,
Piensa en mi despertando,
silenciosa y resignada
Imaginame,
Intentando mucho
alejarte de
de mi mente

Recuerda esos días
mira todos esos tiempos
piensa en las cosas
que nunca haremos
nunca habrá
un día, cuando
no piense yo en tí.

Nunca dijimos,
que nuestro amor sería
siempre verde
o invariable
como el mar
pero por favor
prométeme
que a veces,
pensarás en mí.

conclusiones, Confesiones, Filosofías de canguro, Mi visión del mundo, pensamientos, preguntas ¿con respuesta?, sarcasmos

La primera protesta del año….

.. Y sí, my dear readers, tenía que llegar…

Como no podía ser de otra manera yo tengo que comenzar el año quejándome de algo.
Y es que quejarme se me da maravillosamente bien ¿o no? (Dedito amenazante y cara de pocos amigos)
Estos últimos días, he estado leyendo bastante… Bastantes novelas… Y me di cuenta, penosamente que todas las protagonistas sin excepción, son LINDAS.
Y no es que tenga nada contra las lindas, pero, las mujeres comunes ¿no son acaso protagonistas de vidas mucho más intensas, interesantes y hasta condimentadas que las señoritas protagonistas de los libros?
Ni una tiene un gramo de celulitis.
A ninguna se le nota la marca de una estría.
Ninguna tiene ojos marrones y apagados, ojerosos, o chiquitos.
Ninguna tiene los labios finiiiiiiiiiiiiiiiiiiiitos finiiiiiiiiiiiiiiitos.
Ninguna necesita depilación. (las ODIO)
Ninguna tiene una sola mísera parte de su cuerpo flácida.
Ninguna tiene 5 kilos de más.
Ninguna tiene el pelo reseco por más de medio capítulo.
A todas los vestidos de diseñador les quedan pintados.
Todas tienen una postura envidiable.
Todas enamoran a tipos hermosos…
¿Y las mujeres comunes? Las que tienen ojos no perfectos, que necesitan una rutina de belleza de cuarenta horas (porque minutos es poco), que tienen pancita, o una estría porque en algún momento de sus vidas se subieron a un sube y baja de peso espantoso.
A las que tienen celulitis, las que son pálidas verdosas. Las que no tienen tiempo de hacerse la manicura todas las semanas.
Las que pueden tener raíces de medio centímetro porque no les da el tiempo, en muchas ocasiones para ir a la peluquería y teñirse.
Las que no pueden pasarse quince horas en el gym….
O las que tienen problemas de tiroides, las que están demasiado flacas o demasiado gordas, las que son muy coloradas o las que son muy pálidas…
¿Y todas esas mujeres? ¿Para cuándo?

¿A quién le puede importar que Lizzie Bennet sea obstinada si luce como la Venus de Milo con brazos, cabeza y ropa? ¿Quién no se enamoraría de Nell Channing, si parece salida de la tapa de Vogue?
Queremos protagonistas reales!!!!! Mujeres con fallas corporales no sólo espirituales y psicológicas.
Nos reconfortaría que el guapérrimo protagonista se enamorara de la narigona de la esquina!!!!!!!!!!
En fin… me voy a protestarle a la almohada.
Besos

conclusiones, Confesiones, Porque me gustó

Far Far Away


Muy muy lejano
Ella pasa los días,
uno después del otro,
Nunca ve, nunca escucha
Contando horas su vida es una repetición
Una serie de fracasos enrollados en uno…
Cuando era joven ansiaba el futuro
Los ojos llenos de promesas y el corazón de alegrías
¿Cómo fue que su camino se torció tan duramente?
¿Pueden estas dos mujeres ser una y la misma?

Una vez soñó con el romance
Una vez se imaginó que viviría en un castillo
Una vez sostuvo al mundo en sus manos
Había una vez fue hace mucho tiempo y en un lugar muy lejano.

Cómo le duele la mente, la vida fue dura con ella.
La llenó de penas que ninguna chica debiera conocer,
Cómo le duele su corazón, ha amado y perdido
Algunos dicen que es amargada, pero ella no está de acuerdo.

Una vez soñó con el romance
Una vez se imaginó que viviría en un castillo
Una vez sostuvo al mundo en sus manos
Había una vez fue hace mucho tiempo y en un lugar muy lejano.

—————————————
En lo personal me encantó la música, luego le puse atención a la letra, que me tomé la libertad de traducir… y de algún modo, refleja lo que nos pasa muchas veces al crecer…
Y por todas las cosas que fueron o no fueron hace mucho tiempo y en un lugar muy muy lejano!!!!

arquetipos., conclusiones, Confesiones, Pequeñas Historias

La Brujita

Tal vez ser una brujita no era tan malo… después de todo, tenía ventaja.
Brujita, así le decían sus compañeras de estudio, y tal vez nunca se percató de qué era lo que hacía que se sintiera plenamente identificada con el apodo.
Es que el apodo, ese nombrecito cariñoso, encierra nuestras verdades, encierra muchas veces secretos que hasta para nosotros son secretos.
Tal vez… ser una brujita, de adulta, era complicado, pero liberador.
Recordaba, los detalles de su conducta “anormal” de la niñez, cuando en misa quería ver el aura del cura. O cuando le contaron que predijo la muerte de alguien. O cuando supo, sin saber que alguien murió y no poder explicar cómo llego a tener ese conocimiento.
Recordaba las sonrisas amables de los ya desaparecidos que se cruzaba en los caminos que compartían con ella en vida. Recordaba
La brujita, tenía aún esas extrañas premoniciones respecto a gente que conocía de toda la vida y a gente que no había visto nunca. Le pasaba saber cosas de gente con la que hacía años que no trataba y saber cómo solucionarles cosas que en su vida hubiera imaginado poder arreglar.
Aún tenía esas visiones entre dormida y despierta… Aún podía escuchar la voz del viento llamándola por su nombre. Y ahora elegía seguirla, con el alma, con la mente, con el cuerpo y toda su voluntad.
Es que ser una bruja, ya no era una condición dada por los dones como la clarividencia, clariaudiencia, ver muertos y comunicarse con ellos, era una elección.
Ser bruja hoy le implica elegir armonizarse con el mundo a su alrededor… Y mirar al futuro con un guiño cómplice, mientras ve como el destino sorprende a todos, y ella recibe avisos.

Breviario Semanal, Confesiones

Hoy me di cuenta que extraño:

Juntar hojitas amarillas y rojizas de diferentes árboles para hacer el collage de “llegó el otoño”.
Embadurnarme los dedos de témperas de colores y pintar con los dedos, cosas que no necesariamente tengan sentido.
Caminar de la mano con Ale y con Myri, imaginando anchísimo el sendero de tres baldosas del colegio entre los libustrines y el cantero.
Jugar a las escondidas en las ramas de los árboles…
Nuestra competencia de capturar caracoles.
Juntar “arcilla natural” del espigón -Potrero de los Funes, San Luis.(cuando había).
Y tantas otras cosas que hacía sin pensar cuando la vida era un mundo enorme para descubrir.
Me pregunto, también… los niños de hoy, ¿tienen eso? ¿tienen el mundo al alcance de los dedos?…

conclusiones, Confesiones

Nimiedades

La profundidad de ciertos acontecimientos, nos deben de sumir en la reflexión de temas intensos, la vida, la muerte, lo que pasa después y cómo revisar nuestra vida.
Sin embargo y pese a “saber” estas cosas, la tendencia de mi mente va hacia nimiedades. Esos momentos “insignificantes” que por alguna razón invisible e imperceptible nos marcan… El momento en que sin saber por qué o cómo, supiste algo grosso respecto de tu vida, de tu muerte… Dijera Serrat “son esas pequeñas cosas”.
La muerte de alguien de mi entorno, alguien a quien conocí en instancias laborales hace unos cuatro años, aproximadamente, movió muchos esquemas… Esquemas que cambian perspectivas o que, pueden también, fortalecerlas.
Pensar en la muerte, es sublime, sin embargo, la muerte no trajo ideas sublimes, sino, recuerditos mínimos, anecdóticos, que tal vez no hayan hecho otra cosa, que sacar a la luz alguna marca que una vida anterior dejó lista para activarse ante ciertos estímulos en esta.
Y pensar la muerte como algo real, plausible, palpable y totalmente posible para cualquiera en cualquier momento, nos haría buscar ser mejores personas, para lograr el camino luminoso al final de nuestra jornada en este mundo…
Hoy extraño esos momentos estrafalarios en los cuales, de niña escuchaba a mi mamá dar indicaciones telefónicas a una persona recién llegada a la provincia, sobre como ubicar mi casa. Ahí comprendí que hay una identidad específicamente puntana. Admitámoslo chicos, los puntanos somos un desastre dando indicaciones.
“Del edificio para acá”
Ocurrió esto en la época en la que si habían cuatro edificios altos (De más de tres pisos) en toda la ciudad de San Luis, era mucho. La directora de María Auxiliadora recién llegaba desde su colegio anterior. Decidió hacernos una visita.
Mamá tomaba mate con su amiga Porota, yo estaba con ellas en la cocina, supongo que haciendo deberes. Suena el teléfono. Mamá atiende.
Luego de identificarse, la religiosa le pregunta cómo hacía para llegar a casa.
-¡Ah, hermana!- respondió mi mamá alargándole el mate a Porota- Usted llega al edificio (uno de los edificios altos de la época está a media cuadra de mi casa) y hace media cuadra para acá. – terminó haciendo el gesto con la mano.

Mientras pienso en la muerte, no como un final, sino como tal vez un principio a otros principios y otros finales se me vienen a la mente miles de cosas que no fui y que quise ser… Miles de cosas que todavía no hago, y que francamente, no sé si llegue a hacer…
Y mientras la muerte nos toma por sorpresa, por mucho que intentemos mentirnos a nosotros mismos diciéndonos que estamos listos para aceptarla o atravesarla, siempre queda la sensación, como dice la nueva propaganda de gaseosa “que es demasiado corta”… Por suerte, para los que creemos en la reencarnación, esta vida no será la única.
Y mirando en los cajones llenos de nimiedades y menudencias, encuentre la frase exacta para cada uno de los que queden aquí cuando yo tenga que irme… O tal vez surja en el momento. La verdad es que somos eternos, vivimos en los que se quedan, como los que se fueron siguen vivos en nosotros…
Y a veces, simplemente tenemos que empezar a abrir los ojos, para saber que siguen a nuestro al rededor, y para SABER, como sabés que algo va a pasar, que a pesar que ya no esté el envase de esta ronda, siempre estaremos en los que nos sucedan… Una parte de nosotros siempre va a formar parte de los demás…
Sí, ya sé estoy un poco oscurita… y bueh, son temporadas, son movimientos, son aprendizajes y crecimientos por los que estoy pasando. No son fáciles, pero hay que pasarlos para seguir aprendiendo y recibiendo las lecciones que siguen, hasta la siguiente estación.

conclusiones, Confesiones, Mi visión del mundo

Buscando Respuestas

¿Has visto cuando te piden fundamentar un deseo? ¿Has visto lo que cuesta hacerlo? Y esa extraordinaria manía de andar buscándole a todo razones filosóficas, epistemológicas, psicológicas y hasta mecánico-cuánticas para sonar lo sufucientemente convincentes…

Habiendo ya pasado por cada una de las etapas, desde la ontología, pasando por la gestalt, las constelaciones familiares, la astrología psicológica, la mecánica cuántica esotérica, y todas esas disciplinas cargadas de fundamentaciones llenas de palabras gigantescas y confusas pero que no llegan a dar ni con la puntita más pequeña del significado, renuncié.

Renuncié a buscar respuestas donde no las hay, cuando la respuesta está en mi misma. Me niego a llenar cinco hojas de frases grandilocuentes cuando lo que en realidad deseo decir, es quiero hacerlo porque quiero, porque así soy yo y porque no puedo hacer algo distinto a lo que marca mi esencia.

Busqué respuestas bajo la lluvia, bajo las piedras, en la bañera, en el diccionario, y resulta iluso suponer que las iba a encontrar en un manual de instrucciones.

Busqué las respuestas afuera, no adentro y ninguna respuesta era convincente, o verdadera, o completa. Eran respuestas llenas de palabras pero carentes de significado y sentido.

Y encontrar razones no es fácil, y reconocerlas es aún más difícil. REconocer una razón propia es aceptar nuestra humanidad, implica un acto de grandeza que no siempre estamos listos para realizar. Encontrar la respuesta sorprende. Justificarla con su justa razón, es sacrificar el ego.

Y buscando la respuesta, la respuesta en sí no cambia, mi razón para esa respuesta, es simple y sencillamente la siguiente. Nací para eso.

Confesiones

Morochita Caracter Podrido

Todos tenemos un grinch interior, y a veces ese grinch sale más seguido de lo que es políticamente correcto.

Probablemente salga después de una mala noche, después de una pésima semana o después de alguna situación límite.  Y en ocasiones, nuestro grinch aparece con una pancarta de protesta gritando  ¡¡¡BASTA!!! Aunque ni el gato lo escuche.

Ahi es cuando, el grinch, se materializa. Y no sé cómo serán los grinchs de otros, pero la mía es una morochita de caracter podrido, que cuando se materializa corta con todo lo que quiere cortar y algunas cosas más.

Mi grinch salta contra los manipuladores, las “pobres víctimas inocentes por autoproclamación”, los “conquistadores” (de sopapos???) y todo tipo de situaciones absurdas en las cuales la solución salte a la vista, pero el mundo se niegue a verlas.

Hoy mi grinch está activa. La morochita de caracter podrido anda suelta, y en cualquier momento se manda un corte al mejor estilo “guillotina de 1789 en Francia” y probablemente, sea lo más saludable, aunque no lo más políticamente correcto.

Confesiones, pensamientos

Mirá lo que encontré (Sediciosa!!)

Hoy haciendo un poco de orden en mis papeles y tirando los recuerdos (que no quiero recordar) encontré una caja de cartitas de mis compañeros/as de colegios e institutos. Tarjetas de felicitaciones por los cumpleaños, navidades, años nuevos, días del amigo y por el simple hecho de mantener “correo express”  al decir de una de las remitentes.

Releyendo esas cartitas, me preguntaba cómo hice para permitirles seguir vivas (arpías perversassssssssssssssssssssssss)….

Y entre el papelerío, mis dibujos de cuando tenía ocho años, cuentos que escribí, y otras cosas perdidas por ahí apareció esto:

 Himno a 4to año 

I

Sos lo que nos une y nos sostiene

es en vos la ilusión de cada día.

sos el camino de nuestras huellas.

Estribillo

Esto es parte de la vida

La alegría de crecer y la gloria del poder

el recuerdo del ayer, el mañana, una ilusión

Todas podemos levantar

las paredes de la unión,

La base de crecer, un sueño, un ideal

II

Juntas nos dimos todo

en la alegría y el dolor

Aprendimos el valor de una sonrisa,

de una lágrima compartida.

Estribillo

Esto es parte de la vida

La alegría de crecer y la gloria del poder

el recuerdo del ayer, el mañana, una ilusión

Todas podemos levantar

las paredes de la unión,

La base de crecer,

un alivio, un ideal 

 

un sueño que creció, cada día junto a tí…

¿te acordás? jajaja… fue un húmedo y divertido momento… a veces, extraño ese mundito que teníamos en rebelión…¿vos no?

Confesiones, pensamientos, Reflexiones

“El fin sin fin”

Hoy tomo como título, el título de un capítulo de “El niño envuelto” De Elsa Isabel Bornemann. Porque este post, hace referencia a finales y principios.

Cuando comenzó el año pensé que tal vez sería un pésimo año. Y debo reconocer, que, por mucho, este ha sido el mejor año de mi vida hasta ahora.

Si hoy debo hacer un balance para ver qué trajo y qué se llevó el 2008… y en qué condiciones comenzaré el 2009 puedo decir que:

  • Se está llevando conductas aprendidas que frenan mi avance hacia lo que debo ser.
  • Se llevó amistades y relaciones que no conducían a nada más que la frustración.
  • Se llevó muchos miedos y muchas inseguridades.
  • Se está llevando los no puedo, no soy capaz.
  • Me trajo un nuevo espejo para ver mi alma.
  • Me dejó el reencuentro con mi alma.
  • Me mostró el camino hacia mi misma
  • Me trajo el valor para arriesgar todo por aquello que deseo.
  • Me regaló amistades nuevas muy valiosas
  • Me devolvió amistades que la distancia, el tiempo y las elecciones pasadas se habían llevado.
  • Me regaló una nueva visión y me dio la oportunidad de probarla
  • Me dio la seguridad de que si sigo lo que dicta mi corazón, el resultado SIEMPRE será el mejor posible.

Siempre veo el final del año con más ganancias que pérdidas. No he analizado las pérdidas, pero creo que lo que he perdido este año, así sea para siempre o por un tiempo, hasta que eso esté listo para mi o yo para eso, es lo que debía perder para crecer. Para volar, para ser el viento que abre y cierra puertas…

Y este es un fin sin fin… porque algo termina, dando inicio a otra cosa, con más experiencias, con más sabiduría (Quizás) con más alegría, con más amor y con más ganas que nunca…

Así que… en el fin sin fin de una tormenta sin fin, miramos hacia atrás con la sonrisa de quien ha disfrutado la experiencia, y hacia adelante con ojos esperanzados en un futuro que aún no llega pero que promete cosas increíbles.

Y es probable, que este sólo sea el inicio de un enorme número de “mejores años de mi vida”.

Confesiones, Mi visión del mundo, pensamientos, poesía

¿Y si te digo que no quiero?

¿Y si te digo que ya no quiero seguir el camino pactado

y que quiero empezar uno nuevo?

¿Y si te digo que ya no quiero seguir esquivando galgos?

¡Quiero que ya no me los largues!

¿Y si te digo que ya no tengo ganas de abrir el paraguas

cuando a vos te da por escupirme tus deseos?

Quiero empaparme de la vida que yo elegí.

Eso quiero.

¿Y si te digo que no quiero nada que no sea amistad?

¿Y si te digo que no quiero seguir intentando descifrar actitudes?

Quiero conocer realidades.

Quiero saber a qué atenerme,

para seguir no queriendo lo que ya sé que no quiero

y quiero que te quede claro…

¿Y si te digo que no quiero?…

¿querrás entender?

Confesiones, Filosofías de canguro, pensamientos, Trágicas historias

Instantáneas

Podría hablar de algunas cosas o de miles de cosas. Y elijo la multiplicidad. Si me preguntan el motivo, no hay uno visible, simplemente que hoy paso de un tema a otro como mariposa que va de una flor a la otra.

La instantánea es esa foto que se toma en un instante preciso, no hay preparación, simplemente pasa. Es como algunas ideas y sensaciones. Duran un instante y nada más.

Sigo preguntándome cómo va la arriesgada que tomaste. Supongo que bien. ¿Vas a seguir arriesgándote? o si las cosas fallan ¿vas a volver a encadenarte al destino que no te corresponde? Espero que sigan los riesgos… (La Kamikaze)

Los sueños inconexos en apariencia siguen persiguiéndome… Será cuestión de seguir anotando hasta encontrarles sentido. Por lo pronto, a cualquier intruso, se lo sacará a flechazo limpio… y no es sólo una advertencia…

Me ha pintado la cocina oriental… ¿será una fase? ¡¡Eso espero!!

A veces cuando voy por la calle me encuentro mirando ansiosamente cuanta florcita amarilla se me cruza por el camino… al razonarlo, me doy cuenta: ando buscando retama en flor…

Estoy considerando seriamente pedir un préstamo para comprar una casa… Hoy vi una que me gustó, aunque parece demasiado grande para una sola persona. Y la cuestión será ¿me prestará un  banco lo que necesite para comprar y poner a punto esa propiedad? Tengo mis dudas, de todos modos, el martes averiguo…

Sensei no me retó por mi desprolijidad… ¿estaré volviéndome prolija? … Naaaaa, eso es físicamente imposible.

Envidio a Phelps… Probablemente envidie más a su pareja.

Mejor me dejo de desvariar por acá… Hora de volver a la realidad, terminar deberes y dejar de c…. de frío.

Confesiones, Mi visión del mundo, Reflexiones

Dime espejo la verdad…

Así comenzaba la Reina Malvada de una vieja versión discográfica (sí de vinilo, los musicuentos ¿se acuerdan?) de Blancanieves su pregunta “¿Quién es la más bella del reino?”

Pero yo no voy a hablar del espejo físico, esa superficie reflejante, o de la belleza y sus cánones, ya de eso se ha ocupado Cherry en su blog. Yo voy a hablar del espejo del alma, analizado desde las historias “para niños”. O, hablando de otro modo: “Cuentos de Hadas” para entender la psiquis.

La Dra. Clarissa Pinkola Estes, en su libro “Mujeres que corren con los lobos” hace esto desde un punto de vista claramente interesante. Evidentemente, el libro trata de la psiquis femenina. Otras obras en las cuales se toman diversos mitos para comprender la conducta y sanidad o falta de sanidad de la psiquis son los libros de la Dra. Jean Shinoda Bolen: “Las Diosas de cada Mujer”, “Los Dioses para los Hombres”.

Desde Jung la psicología ha comenzado a contar con la noción de arquetipo como modo de comprender patrones de conducta y ayudar a sanar almas, que es en el fondo lo que se busca cuando se acude a terapia ¿no? Buscamos cómo aprender a sanarnos, fortalecernos y evitar caer en conductas que sean dañinas para nosotros.

Entonces, ¿qué es un arquetipo?

Un arquetipo es un modelo o ejemplo de ideas o conocimiento del cual se derivan otros tantos para modelar los pensamientos y actitudes propias de cada individuo, de cada conjunto, de cada sociedad, incluso de cada sistema.

Los arquetipos son formas innatas de percepción, de intuición, que determinan nuestra manera de captación del mundo.

Y como todo tiene que ver con todo. Me voy a meter con todas estas personas a las que mencioné… Je. Desde ya quien desee aportar es bienvenido (de paso nos enriquecemos todos).

Carl Gustav Jung.

Arquetipo remite a un constructo propuesto por Carl Gustav Jung para explicar las «imágenes arquetípicas», es decir, todas aquellas imágenes oníricas y fantasías que correlacionan con especial similitud motivos universales pertenecientes a religiones, mitos, leyendas, etc. Se tratarían de aquellas imágenes ancestrales autónomas constituyentes básicos de lo inconsciente colectivo.[1

Jung deja claro que «No se trata, pues, de representaciones heredadas, sino de posibilidades heredadas de representaciones. Tampoco son herencias individuales, sino, en lo esencial, generales, como se puede comprobar por ser los arquetipos un fenómeno universal»

De la amplia gama de arquetipos que pueden formar parte del inconsciente colectivo, cinco son los que han alcanzado un desarrollo superior al de cualquier otro:[1]

  1. Ánima
  2. Ánimus
  3. Sombra
  4. Persona
  5. Sí-mismo

Como última elaboración del concepto Jung habla de «una tendencia innata a generar imágenes con intensa carga emocional que expresan la primacía relacional de la vida humana».

En pocas palabras.

El ánima

“El anima(…) es un arquetipo natural que reúne en ella misma, de manera satisfactoria, todas las expresiones de lo inconsciente, del espíritu primitivo, de la historia, de la lengua y de la religión. Es un “factor” en el sentido propio de la palabra. No se la puede hacer, sino que ella es el a priori de estados de ánimo, de reacciones, de impulsos y de todo lo que hay en el campo de las espontaneidades psíquicas. Es algo que viene por sí mismo y que nos hace vivir; una vida detrás de la conciencia que no puede ser integrada totalmente en ésta, sino de la que, por el contrario, proviene la conciencia.”

El ánima es el aspecto femenino presente en lo inconsciente colectivo de los hombres.

Animus

Representaría la imagen de hombre o figura masculina en los sueños o fantasías de una mujer.

Es el arquetipo de lo masculino en lo inconsciente colectivo de una mujer. A lo femenino, en lo inconsciente colectivo de un hombre, se le denominó Ánima. En sentido amplio, se utiliza por lo tanto para describir el aspecto inconsciente, masculino, de la personalidad femenina.

Las figuras ánimus no son representaciones de hombres concretos, sino fantasías revestidas de necesidades y experiencias de naturaleza emocional. Algunas figuras ánimus características son las figuras paternas, hombres famosos, figuras religiosas, figuras idealizadas, jóvenes y figuras de dudosa moral (como criminales).

Las dificultades vitales encontradas generalmente en una mujer derivan de la identificación inconsciente con el ánimus, o de su proyección en la pareja, lo que genera un sentimiento de desilusión respecto de la persona real.

La Sombra

Jung usó este concepto de dos maneras diferentes:

  1. Por un lado, se podría definir como la totalidad de lo inconsciente. En otros términos, del mismo modo que el creador del Psicoanálisis definiría inicialmente el inconsciente como todo aquello que recaería fuera de la consciencia, aquí Jung mantendría el mismo postulado pero aplicado claro está a su propio corpus teórico que como sabemos añade un componente colectivo más amplio que lo meramente personal.
  2. Y en segunda instancia, como el aspecto inconsciente de la personalidad caracterizado por rasgos y actitudes que el Yo consciente no reconoce como propios.

Dado que la sombra representa nuestros impulsos más primitivos, nuestra faceta instintiva animal como sumatorio de todo nuestro pasado evolutivo, las dificultades vitales encontradas generalmente en hombres y mujeres pueden deberse:

  1. O bien a una omisión o supresión de la sombra, imposibilidad que degenera en una revuelta de aquello que se pretende eliminar.
  2. O por el contrario, y desde el otro extremo, a una identificación con el arquetipo, con lo que el Yo queda a merced de la tempestad de lo inconsciente como el resquebrajado muro de una presa ante el desbordamiento del embalse que pretende vanamente contener.

La sombra se mostraría simbolicamente a través de representaciones tales como la serpiente, el dragón, los monstruos y demonios, entre otras muchas, y existiría tanto una sombra de carácter individual como una sombra colectiva.

La Persona

«La persona…es aquel sistema de adaptación o aquel modo con el cual entramos en relación con el mundo. Así, casi toda profesión tiene una persona característica. El peligro está solo en que se identifique uno con la persona, como por ejemplo el profesor con su manual o el tenor con su voz… Se podrá decir con cierta exageración: la persona es aquello que no es propiamente de uno, sino lo que uno y la demás gente creen que es».

Sí-Mismo

El Sí-mismo es una magnitud antepuesta al «Yo consciente». Comprende no sólo la «psique consciente», sino también lo «inconsciente», y por ello es, por así decirlo, una personalidad que «también» somos… No existe posibilidad alguna de alcanzar también una «consciencia» aproximativa del Sí-mismo, pues por más que queramos hacerlo consciente siempre existirá una cantidad indeterminada e indeterminable de «inconsciente» que pertenece a la totalidad del Sí-mismo.
El Sí-mismo es no sólo el «centro», sino también aquel ámbito que encierra la «consciencia» y lo «inconsciente»; es el centro de esta «totalidad» como el «Yo» es «el centro de la consciencia».
El Sí-mismo es también «la meta de la vida», pues es la expresión más completa de la combinación del destino que se llama individuo.

Jean Shinoda Bolen.

Esta doctora en psiquiatría, discípula de Jung, propone un sistema arquetípico basado en la mitología griega para las mujeres.

Según sus trabajos existen 7 arquetipos femeninos básicos. Tres invulnerables o vírgenes, Tres vulnerables y una alquémica.

La 3 vírgenes son Hestia, Atenea y Artemisa. Representan a la mujer independiente por excelencia. La alquémica es Afrodita, es la amante o la artista. Y las tres vulnerables son Hera, Demeter y Perséfone, mujeres derfinidas por sus relaciones, esposa, madre, hija y esposa.

TAmbién existen arquetipos masculinos, Zeus, Poseidón, Hades, Apolo, Hermes, Ares, Hefesto y Dionisio.

Desde los mitos, nuestras conductas se ven manifiestas y comprendidas bajo otra luz.

Clarissa Pinkola Estes

En el libro Mujeres que corren con lobos, varias leyendas, cuentos populares y mitos, son puestos bajo la lupa. Se hace énfasis en el hecho que todos plantean una aparición sucesiva de los arquetipos jungianos que, a lo largo de cada historia, conducen a los protagonistas a ir aprendiendo de sus experiencias y pasando por estadíos iniciáticos.

En este libro se va relatando cómo cada “peripecia” es un modo de iniciación de una etapa a la siguiente.

A mí, particularmente me gustó cómo fue tratado el relato de “la doncella manca” recomiendo que si tienen oportunidad lo lean, es realmente una historia que muestra la evolución del espíritu de una forma muy simbólica.

———————————————–

Más información en:

Wikipedia

Qué es el tarot (sí lo esotérico también se basa en arquetipos.. después lo charlamos)

Centro Jung

Fundación Carl Gustav Jung

Alcione

Ourobros Cenital

Jean Shinoda Bolen (En inglés)

REvista Vivencias

Abraxas Magazine

El regreso de las Diosas

Tamieion Thraskis (Crítica de Mujeres que corren con los lobos)

conclusiones, Confesiones, Historias en el aire, Los tiempos CAMBIAN, Mi visión del mundo, pensamientos, preguntas ¿con respuesta?, Reflexiones

Dejarse fluir, … o no…

Tal vez las reapariciones de gente que era parte de una etapa perdida, o el haber tomado las riendas de mi destino haciendo una frenada brusca me lleva a este tipo de reflexiones.

Nunca se sabe, la cuestión es que, si bien debería estar estudiando, estoy dando rienda suelta a mi ansiedad, con cualquier actividad menos la lógica para aprobar un examen…

Y el tema de hoy es: dejarse fluir, dejarse llevar, o parar el carro y pensar hacia dónde vamos y emprender marcha en ESA dirección.

La vida no es algo estático siempre cambia, y lo que, nos guste o no, hay que aceptar, es que esos cambios no siempre dependen exclusivamente de nosotros.

Cuando todo lo que diste por sentado se derrumbó, quedarse bajo los escombros, es una opción, la otra es sacudirse el polvo, ver qué podés rescatar y empezar a construir de nuevo. O simplemente, levantarse, dejar que el viento se lleve el polvo y caminar en otra dirección.

Cuando la sucesión de cambios es continua, hay que empezar a cambiar puntos de vista, adaptar la mente y el corazón a lo que pasa para tratar de salir lo más entero posible. Y ¿hasta que punto salimos enteros? ¿Salimos como nos encontraron las circunstancias en primer lugar?

Y ¿qué pasa cuando las circunstancias planeadas por dos, son cambiadas, sin previo aviso por uno solo? ¿Cuál o cuáles son las reacciones?

Y ahí aparecen las máscaras. Que no son otra cosa que un mecanismo de defensa.

Nos defendemos contra las circunstancias. La aparente calma o el estoicismo con el que aceptamos las situaciones, nos sorprende a nosotros mismos. Pero en simultáneo, convertimos la ansiedad que nos provoca este cambio involuntario, en un afán diferente.  No sé, tal vez, dejamos de lado un proyecto conjunto y comenzamos a proyectar sobre nuestro cuerpo, comenzás dieta, gimnasio, planeás piercings y tattoos… O sobre los proyectos mismos.

Retomás caminos que suspendiste, y ocultás la frustración de un sueño conjunto, que acariciabas y atesorabas, con sueños individuales que te son igual de caros, pero que al aparecer ese par se convirtieron en vacíos o secundarios.

Y ahí empezás a plantearte si debés fluir con los acontecimientos o, debés empezar a analizar qué querés, dónde estás parado y hacia dónde querés llegar.

Quien dijo que ser adulto es complicado, sólo miraba la punta del iceberg.

¿A quién no se le ha derrumbado un castillo en el aire encima alguna vez? Y cómo sale adelante. Definitivamente eso de que “un clavo saca otro clavo” es una boludez. Quien lo dijo quiso simplificar las cosas, porque mientras intentás entender al nuevo clavo, las comparaciones con el anterior, son inevitables.

Y no hablo sólo de relaciones, también de vidas. Cuando te cambia la vida de un momento a otro, es imposible no comparar la vida que tenías con la torre de bloques amontonados a la criolla que te quedó en frente. Y ahí comenzamos a analizar qué onda.

Podemos quedarnos paralizados mirando hacia adelante como pasmados… atontados, perdidos, y dejar que las circunstancias nos arrastren. Caso típico de “víctimas de las circunstancias”. La elección es no elegir.

Podemos darnos un tiempo para ver cómo reaccionar. Llorar, negarnos a ver, patalear, hasta finalmente, y muy desgastados, resentidos y doloridos, asumir la situación y empezar a ver cómo emparchar.

O podemos simple y llanamente, hacer frente a la situación, con armas o sin ellas, con caparazón o sin ella… Mirar lo que quedó, rescatar mucho, poquito o nada y ver hacia dónde queremos ir.

Cuando te derrumban la torre, es cuando comenzás a ver que hay más posibilidades… y el tema real estará entonces, no en lamentarse por la pila de piedra, que a la larga es lastre, sino, apreciar las nuevas elecciones ante nosotros.

Y luego la gran pregunta será ¿nos dejaremos fluir? ¿o no?…

Confesiones

Sincronicidades

Hay momentos en los cuales estás a punto de renunciar. Hoy a las 10:10 Am fue uno de ésos momentos. Tenía ganas de mandar todo al carajo, de volverme sin siquiera intentar. Estaba segura que todo se había cerrado. Y justo cuando digo, peleo un chiquito más, y empiezo a centrarme para darme valor, un abrazo a la distancia cambió mi derrota en victoria.

No estoy derrotada, porque sigo intentando, porque decidí seguir adelante, aunque no sé el resultado. No me rindo, no bajo los brazos. Y todo gracias a ese “FUERZA BRUJA VOS PODÉS” que me enviaste. Ese sms con la dosis de energía necesaria llegó 1 minuto después de deliberar si huía o me quedaba.

Y hubo yapa. Una sonrisa del dragón al que me enfrentaba. Una sonrisa comprensiva del dragón no es un detalle menor. Supe que no estaba sola, y que tampoco era la única en esa situación.

Sincronicidades, ¿ves?

Tu abrazo fuertísimo, me llegó cuando más débil estaba. Y su fuerza me dió la fuerza necesaria. Gracias.

Confesiones, Historias en el aire, Trágicas historias

… Cuando pase el temblor…

Y el temblor había pasado.  No supo cuándo, o cómo, pero cuando menos lo esperó, la prueba fue que no tembló al responder.

Le pasó pensar que el temblor jamás se iría. Sabía que no se iría… y ese día se dio cuenta que ya no había más temblor.

No se movió su cuerpo involuntariamente ante la presencia de esa persona. Permaneció impasible. Inconmovible… Su rostro sonrió agraciadamente y su espíritu lanzó internamente una estrepitosa carcajada.

No corrió a ver qué buscaba o qué necesitaba o a hacer lo que fuera para que estuviera cómodo. Se dejó estar, ahí donde estaba, mirando la nada y escuchando naderías una y otra vez. Sonriendo amable riéndose al final de cada chiste. Es más, hasta se olvidó que estaba ahí.

Cuando se acercaron. Saludó, amable, alegre, impávida. Y mientras se alejaba, siguió sonriente, había dejado los temblores muy atrás.

Nunca imaginó poder controlar el temblor del alma. Menos ante su presencia. Sin embargo así fue. Estaba ahí ¿y qué? Que estuviera o no, no significaba nada. Simplemente una casualidad. Y estaba despierta. En un momento de intimidad con su alma, se preguntó cuántas veces había parafraseado a Soda Stereo “despiertame cuando pase el temblor”… Una cristalina carcajada se oyó en el silencio … El temblor había pasado y estaba despierta.

Sonrió, y volvió al salón. Mientras petrificado en el pasado, quedaba el temblor.

Confesiones, Mi visión del mundo, Reflexiones

“Diamante mágico, dame el poder”…

… una persona diferente voy a ser!!!

He comenzado este post con una frase de un viejo dibujo animado (animé, como podrán imaginarse) en el cual una niña usaba un diamante para transformarse en diferentes cosas para “salvar al mundo“.

Y me miro al espejo, y me encuentro con una luz diferente en mis ojos. Y te miro a los ojos, y no me asusta estar desnuda delante tuyo. Algo cambió, y tal vez el cambio fue gradual,  o fue un vuelco de 180º.

¿Me ves? Puedo saltar, bailar, seducir, envolver, hechizar. Y no me importa si estás mirando con gesto aprobatorio o si estás totalmente espantado… Una puerta se abrió y la estoy cruzando, y probablemente esté literalmente en pelotas al cruzarla, sin embargo, no me asusta lo que no he visto.

Hoy me vi descubierta, desnuda y si bien, en otro momento hubiera dejado pasar el incidente, di un paso fuera del armario, así desnuda, sin máscaras, sin velos!!!! Y no sólo salí del armario, sino que además, bailé desnuda ante el ojo que me descubrió. Sin miedo.

El desafío va aumentando, y no me asusta, es más deseo nuevas pruebas, quiero seguir bailando libremente, desnuda y seguir sintiendo que así todo está como debe…

Y también, deseo, seguir descubriendo todas las facetas del diamante mágico… ¿me acompañás?