Pequeñas Historias

La partida

Hay ciudades pequeñas que singuen siendo pueblos, a pesar de la urbanización, de la tecnología o de las apariencias. Hay cosas, que a peser de todos los cambios aparenes, siempre siguen igual. Así cuando abandonó el pueblo par buscar aventuras, la ciudad se escandalizó. No era digno de uno de sus hijos eso de ir en pos de lo desconocido.
No le importó. Sabía que no sería fácil. Nunca era fácil. Pero a los corazones que tienen un soplo de viento, las dificultades no los espantan, porque saben que todo es circunstancial.

Así, aquella mañana, se colgó la mochila al hombro y partió.
Esperaba, bueno, no sabía qué esperar. O sí. Esperaba aventura, romance y realizar muchos sueños .
Subió al ómnibus. Dejó que los primeros rayos del sol le besaran la frente “por última vez”, en su suelo natal. Esas cálidas caricias le llegaron con recuerdos. Recuerdos de sueños perdidos, amores pasados, proyectos cumplidos y a medio cumplir. Suspiró. Su mente vagó por los laberintos de la memoria, y llegó a su alma. Suspiró otra vez. Sabía, tácitamente que todo había cambiado. La Diosa del destino le abría las puertas.
Mientras suspiraba otra vez, volvía al presente. Tomó con decisión la mochila que llevaba consigo. Extrajo una cámara.
Desde la ruta tomó una fotografía. “Una fotografía del pasado” se dijo. Guardó la cámara.
Sabía que en su lugar de destino, no habría nadie. Tendría que abrirse camino. Tendría, que abrirse.

Anuncios

4 comentarios en “La partida”

  1. Como esta?:Que cosa esto de la partida, siempre resulta partir en dos nuestras vidas ,, lo que somos y lo que fuimos,,y tambien tiene con marchar,, usted sabe que me gustan las deficiniciones ,, pues , aqui va esta:
    marchar: caminar o moverse avanzando a pie-( curirosidad : no considera el retroceder).
    :Funcionar o desarrollarse un mecanismo.
    Y bueh, a pesar de mi aferrada vida a mi lugar, debo confesar que con esas alitas azules, no creo que haya ningun problema de emigrar a los sueños.
    un besito

  2. Aaaaah Hefestito: partimos y marchamos, como decía el Dodo en Alicia en el país de las maravillas: “Adelante siempre avanti, nunca para atrás, en esta carrera es imposible terminar ” 😉
    Besos!

  3. Tu relato lo asocio no se porqué a la soledad, me quedó un sabor a una soledad infinita….. hoy debo estar en esos diasssssss(climaterio masculino le dicen!!!!).
    Un cariño enorme, me hizo pelota leerlo, ojo que se entienda, gratificante y uhhhhhhhhhhhh……pelota!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s