“Factor Miedo”

Hoy leía los comentarios al artículo que publiqué acá: “soltera a los 30 en el siglo XXI”. Y me quedé pensando… ¿Qué percibo que no me cierra del todo?
Y la respuesta es: MIEDO.
Vi miedo a la soledad, miedo a no tener hijos, miedo a tener hijos con ael tipo equivocado, y así muchos miedos…Una de las realidades más preocupantes a las que nos enfrentamos día a día es que: TENEMOS TERROR DE HACER ALGO QUE LOS DEMÁS VEAN COMO DIFERENTE, VANGUARDISTA, FIEL A NOSOTRAS MISMAS O SIMPLEMENTE POCO TRADICIONAL…
Y me vienen escenas a la mente.
Me dí cuenta, que casi todos mis amigos y amigas están en parejas o están casados o de novios o tienen algo no muy serio que se está “enseriando”, y lo cómico es que me alegra muchísimo por ellos, pero, no siento el menor deseo de imitarlos y se me va a pasar otro tren más y NO ME IMPORTA…. Me pregunto ¿por qué tengo que subirme a un tren que francamente no me interesa? ¿por qué todo el mundo supone que si una es mujer tiene que tener un deseo genético de formar un hogar, conseguir un marido e hijos y todo el bártulo de la blanca navidad, digo boda con cura, campanario y todo el culebrón de fondo?
Aceptamos relaciones que no nos interesan porque tenemos miedo de no ser aceptados.
Acatamos órdenes sociales que nos resultan opresivas para “pertenecer” como cuando éramos adolescentes y nos peinábamos y vestíamos igual que los de nuestros respectivos grupos.
Optamos por “males necesarios” porque, hablando mal y pronto, nos cagamos en las patas antes de enfrentarnos a nuestros propios mecanismos de sabotaje para buscar lo que de verdad queremos.
¿Y a qué le tenemos miedo?
A crecer, a cambiar, a ser originales, a ser nosotras mismas, a asumir que cada una de nosotras tiene el poder y el deber de elegir su propia felicidad como mejor le pinte.
Tenemos miedo de nuestro poder. Porque sí, cada una de nosotras tiene el poder de ser soberana de su vida… ¿cuántas realmente lo somos?
Y la pregunta más dura ¿cuántas estamos dispuestas a mandar todo a la mierda para asumir nuestro poder ?
La respuesta,no la sé, o sí, si conozco mi respuesta, ¿y vos?

6 Comentarios

  1. Faaaaaaa como estamos hoy!!!! Esteeeeeee me podés repetir la pregunta?
    Mirá te voy a contar una historia, cuando con Flavia nos fuimos a vivir juntos, lo único que me pregunto mi padre fue si eramos felices… algo simple y majestuoso. Uno tiene que tratar en la vida de ser feliz, sea la forma que sea, casado o soltero, con hijos, perros o sin ellos!!!
    Nenaaaaaa te mando una letra de Silvio Rodriguez.

    Canción de invierno

    Es día de frío y llegas a
    casa
    vienes de la tarde
    cansada de un jueves
    los muebles tu perro y
    millones de ojos
    están como siempre
    esperando tu vuelta
    en la que presientes
    que nada ha cambiado
    te espera lo mismo, el
    sueño a pasado

    Recoges tu pelo tan
    libre en la tarde
    quizás porque alguien
    nunca lo vio preso
    te sientas y cenas y
    todas las culpas
    te dan con un peso
    mayor que tus fuerzas
    y pugnan tus ojos y
    esta tarde loca
    hasta que eres débil y
    tapas tu boca

    Cuando todo pasa te
    crees segura
    mientras con tus horas
    revuelves cenizas
    presientes muy dentro
    pasiones prohibidas
    no importa mentirse
    para ser felices
    hasta que un deseo se
    meta en tu lecho
    mas ¿qué estás
    pensando? te tapas el
    pecho

    Pero necesitas quedar
    bien con todo
    todo que no sea bien
    contigo misma
    la angustia es el precio
    de ser uno mismo
    mejor ser felices como
    nuestros padres
    y hacer de la lástima
    amores eternos
    hasta que a la larga te
    tape el invierno

    Un abrazo enorme.

  2. como estas:bueno primero voy a buscar un barbijoo ya que lei que la soledad es contagiosa como la gripe( se ve que los americanos estos estan al cohete total),al menos no iras a tocerme , jajajaj.
    Mira que buscas respuestas dificiles vos,,,,pues bien , voy a darme vuelta la remera sin sacarmela del cuerpo:
    Si bien el matrimonio, pareja, o como sea , es una guerra pirrica, tambien tiene su lado bueno,en los momentos dificiles si es sincero, siempre se nos hace mas facil superar el mal trago, sentimos que dividimos por dos el problema.A titulo particular, considero interesante la soledad siempre y cuando podamos controlarla.de no ser asi coincido con el cura que una vez la implanto como figura del infiernoo
    El caso de la descendencia es distinto, nadie deberia privarse de tal sentimiento, no importa como venga , ni lo que pensemos antes,, te llena de vida y empezas a pensar de a dos , como si tu cuerpo continuara en el pequeñin.
    Seguramente la respuesta este , en no seguir patrones y dentro de la particularidad de cada uno, encontrar laforma mas armoniosa de estar acompañado.¿estoy muy casamentero no? jjajja
    un besito

  3. Yo soy una mezcla extraña entre Mafalda y Susanita…
    Como le decía mi amada witchie, la veo a ud. una Mafalda desde la punta de los pies hasta el último cabello de su cabeza.
    En mi caso me pasa esto:

    Tengo 30 años en este siglo tan particular, en el que cada vez nos resulta más difícil relacionarnos con los otros… y estoy sola, soltera, como sea.
    Pero aclaro: no “soy” sola. “Estoy” sola.
    Y un poco es por esas cosas de la vida, y otro poco por decisión propia.
    Es decir: Quiero enamorarme, algún día quiero casarme, quiero un familia… y un largo etc.
    Pero me resisto a unirme a la locura social desatada, y me resisto a cumplir exigencias o demandas de la sociedad. No quiero ser una más de las miles de treinteañeras que salen a buscar a “un cualquiera” para cumplir con un requerimiento social. Me niego rotundamente.
    Yo tengo el sueño de casarme “enamorada”, no solo “casarme”.
    Es más, si me apuran, ni siquiera me importa tanto “casarme”. Me importa mucho más “enamorarme” y estar bien con esa persona.

    Por esa razón, en tanto y en cuánto, no conozca a alguien que me quiera bien, que se enamore de mi, que quiera compartir conmigo el día a día, tanto como yo… seguiré sola. Esa es la pequeña porción en que mi situación se convierte en una “decisión personal”…

    No te niego que a veces me pesa un poco la soledad, pero en términos generales, estoy bien, soy feliz conmigo misma y puedo disfrutar y regalarme mis tiempos y mis mimos.
    Cuando me llegue el momento de compartir todo eso; de “compartirme”, no voy a lamentarlo tampoco, lo viviré con la misma intensidad que vivo esto, este poder dedicarme a mi sin culpas ni remordimientos, sin límites de tiempo ni disgustos…

    Soy feliz sola a los 30… y sé o espero, algún día ser feliz no estando sola o soltera a la edad que sea…

    Te Quiero!!!

    Besitos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s