Nimiedades

La profundidad de ciertos acontecimientos, nos deben de sumir en la reflexión de temas intensos, la vida, la muerte, lo que pasa después y cómo revisar nuestra vida.
Sin embargo y pese a “saber” estas cosas, la tendencia de mi mente va hacia nimiedades. Esos momentos “insignificantes” que por alguna razón invisible e imperceptible nos marcan… El momento en que sin saber por qué o cómo, supiste algo grosso respecto de tu vida, de tu muerte… Dijera Serrat “son esas pequeñas cosas”.
La muerte de alguien de mi entorno, alguien a quien conocí en instancias laborales hace unos cuatro años, aproximadamente, movió muchos esquemas… Esquemas que cambian perspectivas o que, pueden también, fortalecerlas.
Pensar en la muerte, es sublime, sin embargo, la muerte no trajo ideas sublimes, sino, recuerditos mínimos, anecdóticos, que tal vez no hayan hecho otra cosa, que sacar a la luz alguna marca que una vida anterior dejó lista para activarse ante ciertos estímulos en esta.
Y pensar la muerte como algo real, plausible, palpable y totalmente posible para cualquiera en cualquier momento, nos haría buscar ser mejores personas, para lograr el camino luminoso al final de nuestra jornada en este mundo…
Hoy extraño esos momentos estrafalarios en los cuales, de niña escuchaba a mi mamá dar indicaciones telefónicas a una persona recién llegada a la provincia, sobre como ubicar mi casa. Ahí comprendí que hay una identidad específicamente puntana. Admitámoslo chicos, los puntanos somos un desastre dando indicaciones.
“Del edificio para acá”
Ocurrió esto en la época en la que si habían cuatro edificios altos (De más de tres pisos) en toda la ciudad de San Luis, era mucho. La directora de María Auxiliadora recién llegaba desde su colegio anterior. Decidió hacernos una visita.
Mamá tomaba mate con su amiga Porota, yo estaba con ellas en la cocina, supongo que haciendo deberes. Suena el teléfono. Mamá atiende.
Luego de identificarse, la religiosa le pregunta cómo hacía para llegar a casa.
-¡Ah, hermana!- respondió mi mamá alargándole el mate a Porota- Usted llega al edificio (uno de los edificios altos de la época está a media cuadra de mi casa) y hace media cuadra para acá. – terminó haciendo el gesto con la mano.

Mientras pienso en la muerte, no como un final, sino como tal vez un principio a otros principios y otros finales se me vienen a la mente miles de cosas que no fui y que quise ser… Miles de cosas que todavía no hago, y que francamente, no sé si llegue a hacer…
Y mientras la muerte nos toma por sorpresa, por mucho que intentemos mentirnos a nosotros mismos diciéndonos que estamos listos para aceptarla o atravesarla, siempre queda la sensación, como dice la nueva propaganda de gaseosa “que es demasiado corta”… Por suerte, para los que creemos en la reencarnación, esta vida no será la única.
Y mirando en los cajones llenos de nimiedades y menudencias, encuentre la frase exacta para cada uno de los que queden aquí cuando yo tenga que irme… O tal vez surja en el momento. La verdad es que somos eternos, vivimos en los que se quedan, como los que se fueron siguen vivos en nosotros…
Y a veces, simplemente tenemos que empezar a abrir los ojos, para saber que siguen a nuestro al rededor, y para SABER, como sabés que algo va a pasar, que a pesar que ya no esté el envase de esta ronda, siempre estaremos en los que nos sucedan… Una parte de nosotros siempre va a formar parte de los demás…
Sí, ya sé estoy un poco oscurita… y bueh, son temporadas, son movimientos, son aprendizajes y crecimientos por los que estoy pasando. No son fáciles, pero hay que pasarlos para seguir aprendiendo y recibiendo las lecciones que siguen, hasta la siguiente estación.

2 Comentarios

  1. Ya veo como estas, pero no es malo , muchas veces el viento en contra nos tira el pelo para atras y nos permite ver con mas claridad.
    En particular, tomo dato preciso de momentos insignificantes, tal vez, dado que la simpleza nos da la valiosa oportunidad de enfocar sobre un tema en lo profundo.
    En las simples cosas se encierran las complejas: el amor, la alegria, la paz,……
    La muerte, creo, quiero, espero , que no sea un final, de echo seguramente no morimos a la postrera, ese es solo un punto de remarcacion cronologico,,, empieza mucho antes, y con pequeñas muertes cotidianas.De todas maneras, debemos renacer cada dia,reafirmarnos y reconstruirnos a cada momento, por los demas y por nosotros tambien.
    Pero tengamos fe, existe la eternidad, fijese , lo que escribo podra borrarse , olvidarse,, pero fue escrito desde aqui para siempre.Ni el tiempo , ni la distancia, ni el olvido tienen suficiente poder como para modificarlo.
    Con respecto a su mama,, encarecidamente le pido que no la ponga como guia de turismo🙂.

    ¿tambien alli prolifera el virus del cemento en altura)?, debemos encontrar una vacuna.
    Bueno , quisiera ser el artifice de una sonrisa, pero a menos que le haga cosquillas no creo ser el indicado, igualmente,quiero que sepa o mejor dicho ,confirmarle , que muchos somos los que la escuchamos , la seguimos, la apreciamos, asi que no esta sola(tendra que aguantarnos en la otra vida tambien):)
    Bueno, esta vez , no le digo cuidese, dejese cuidar y adelante con rayos y truenos en su neverending storm ( que papelon , lo tuve que copiar):(
    besitos

  2. Mi querida witchie, es curioso el poder que le hemos otorgado a la muerte con nuestras creencias. Pero por más que deseemos cambiarlo ahora, es con aquel conocimiento con el que hemos crecido. Y cuando su manto se yergue sobre aquellos que amamos, que han pasado por nuestras vidas, un aguijonazo se nos clava en el pecho. Y nos repetimos las palabras que deseamos creer, aquellas que nos dicta nuestro corazón y nuestra mente, más no hayan asidero en el aprendizaje de nuestra vida.
    Nos criaron católicos apostólicos romanos, nos criaron diciéndonos que el único capaz de reencarnarse, de revivir, de resurgir como el ave fénix, es Dios o el hijo de Dios. Los únicos dos destinados a la eternidad. Y al resto que nos jodamos. Y por mucho que tengamos otras creencias, por mucho que deseemos creer, cuando la muerte se nos acerca, cuando nos acecha, luchamos contra ella y no nos rendimos ante el destino de esta vida.
    Y cuando cae, como el sol de la tarde, sobre el horizonte de la vida de alguien cercano, no podemos escapar al dolor, el luto y la tristeza de no verle más.
    Somos quienes hemos sido en esta vida, somos quienes podemos ser, lo mejor de nosotros. Y quizás, no esté mal, quizás en esta vida nuestro destino no haya sido cambiar completamente nuestras creencias, sino dar este primer paso de aprendizaje con todas las dificultades y contrariedades que nos presenta, para perfeccionarlo en quien nos suceda. Para que este a quien enseñamos, sufra menos. Quizás para perfeccionarnos en el tiempo, en nuestras próximas existencias. Pero lo cierto es, que no podemos evitar esos dolores. No podemos hacernos los ciegos con esas nimiedades que se nos vienen a la mente y nos embargan el corazón con la partida de alguien. Es parte de nuestro camino, aprender a resignarnos ante ciertas cosas que son parte de nuestra naturaleza humana con la que luchamos a diario para elevarnos espiritualmente. Es parte del proceso de construcción de nuestra alma, porque Roma, no se construyó en un día tampoco.

    Un abrazo enorme de corazón a corazón, entiendo el pasaje por el que pasas, porque yo lucho día a día con él. Y sufro con la misma intensidad contra aquello a lo que temo. Que los dioses protejan nuestros corazones y nos dejen caer el eterno rocío refrescante de la fuerza toda que nos envuelve. Que curen nuestras heridas y nos cobijen como antaño. Un beso gigante mi niña!!! Fuerza y Amor para ti!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s