“El fin sin fin”

Hoy tomo como título, el título de un capítulo de “El niño envuelto” De Elsa Isabel Bornemann. Porque este post, hace referencia a finales y principios.

Cuando comenzó el año pensé que tal vez sería un pésimo año. Y debo reconocer, que, por mucho, este ha sido el mejor año de mi vida hasta ahora.

Si hoy debo hacer un balance para ver qué trajo y qué se llevó el 2008… y en qué condiciones comenzaré el 2009 puedo decir que:

  • Se está llevando conductas aprendidas que frenan mi avance hacia lo que debo ser.
  • Se llevó amistades y relaciones que no conducían a nada más que la frustración.
  • Se llevó muchos miedos y muchas inseguridades.
  • Se está llevando los no puedo, no soy capaz.
  • Me trajo un nuevo espejo para ver mi alma.
  • Me dejó el reencuentro con mi alma.
  • Me mostró el camino hacia mi misma
  • Me trajo el valor para arriesgar todo por aquello que deseo.
  • Me regaló amistades nuevas muy valiosas
  • Me devolvió amistades que la distancia, el tiempo y las elecciones pasadas se habían llevado.
  • Me regaló una nueva visión y me dio la oportunidad de probarla
  • Me dio la seguridad de que si sigo lo que dicta mi corazón, el resultado SIEMPRE será el mejor posible.

Siempre veo el final del año con más ganancias que pérdidas. No he analizado las pérdidas, pero creo que lo que he perdido este año, así sea para siempre o por un tiempo, hasta que eso esté listo para mi o yo para eso, es lo que debía perder para crecer. Para volar, para ser el viento que abre y cierra puertas…

Y este es un fin sin fin… porque algo termina, dando inicio a otra cosa, con más experiencias, con más sabiduría (Quizás) con más alegría, con más amor y con más ganas que nunca…

Así que… en el fin sin fin de una tormenta sin fin, miramos hacia atrás con la sonrisa de quien ha disfrutado la experiencia, y hacia adelante con ojos esperanzados en un futuro que aún no llega pero que promete cosas increíbles.

Y es probable, que este sólo sea el inicio de un enorme número de “mejores años de mi vida”.

3 Comentarios

  1. mmmmmmmmmm… balance de fin de año!!!

    Mi querida witchie, yo no te conozco hace mucho tiempo, no sé como eras antes. Sé (más o menos) como sos ahora.

    Los años pasados y los venideros no son mejores o peores. Los unos se construyen para construir más adelante los demás.
    Tuviste que perder, pensar que perdiste, para hoy sentir que ganaste. Tuviste que pensar que este año parecía ser malo, para decidir hoy que no lo fué.

    Quizás la conclusión sea, que de una u otra forma sentís que aprendiste cosas de la vida y de vos misma, que te sirven, que te gustan, que compensan otras experiencias por las que debiste pasar.

    Me alegra que sea así, porque la mujer que yo conozco, vale mucho como persona y es de una inteligencia abrumadora.

    Te mando todo mi amor!

  2. Querída Kami :
    Te agradezco mucho todo lo que decís en tu comentario. Coincido con eso de haber aprendido cosas de la vida y de mi misma que me sirven y me gustan, y en cierto modo, sí compensan otras experiencias, no tan luminosas, y en muchas otras maneras, las superan. La vida, o tal vez, las vendas y cadenas que perdí, me puso frente a todo lo que me rodea con una visión diferente, tal vez sea lo que Starhawk, llama “la visión de luz de estrellas” que me permite ver toda la imagen y no sólo las partecitas a las que alumbra la “visión de linterna”.
    Y hoy, de pie entre lo que termina y lo que está por comenzar, simplemente puedo disfrutar de todo, lo bueno, lo malo, lo lindo, lo feo, lo sencillo y lo no tan sencillo…. y mirar hacia adelante con deseos de tenerlo como presente y de descubrir, qué hay detrás del velo del futuro.
    Salsipuedes
    Ya decía la hermana Lucrecia en clase de catequesis (sí, créase o no yo asistí a colegios religiosos toda mi vida) que “los seres humanos somos perfectibles” y por lo tanto lo que los humanos hacemos también. Aunque también es cierto que este balance está muy bien así como está. Tal vez pueda agregar cosas como: exámenes aprobados, inicios nuevos en nuevos horizontes, o … quién sabe, pueda decir, me encontré con mi destino y me comunicó que puedo empezar y terminar el año cuando yo quiera, y para mi el año empieza y termina cada día, porque cada día tiene su balance propio.
    En todo caso, cada día es un buen momento para hacer un balance, y cada momento puede ser el inicio de un año o el final de otro, la cuestión está en sentarse frente a uno mismo y mirarse con honestidad mientras se dice: “esto fue así, asá o de aquel otro modo.” Y, tal vez, en medio de cada balance, encontremos que ganamos más de lo que perdimos, que aprendimos más de lo que pensábamos o que tenemos una vida más plena de la que creíamos tener.
    Besos y te retribuyo los buenos deseos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s