Mientras tanto, llueve

Asoma la cara por la ventana… Una alta ventana desde un quinto piso. Su mente dibuja escenas, su alma busca conectarse con las emociones… Sus manos intentan recoger las gotas… Pues, mientras mira desde lo alto, llueve.

Se siente Dios. Observando a la humanidad desde las alturas. Dirigiendo como las Horas el telar de las vidas de los demás con la fantasía.

-El va a encontrarse con su amante en ese café… -se dice. -Ella, debería estar esperándolo, pero acaba de conocer al verdadero amor de su vida… -¿Cómo se lo dirá? – se pregunta a sí mismo.

Una gota le golpea con más fuerza la mano. Y recuerda su propia humanidad. Se da cuenta de los miles de besos de agua que son lanzados desde cada nube. La omnipotencia desaparece, aparece la humildad y la gratitud.

Mientras tanto llueve, y una pareja se despide con un apasionado beso en la esquina, ajenos al agua que los ha dejado empapados, a la gente que los mira entre sorprendida, cómplice y hasta juzgándolos.  Y se besan y se sienten, y son uno y están lejanos al ruido de los autos, a los bocinazos, a los gritos y a las personas luchando con sus paraguas, en esas interminables justas de esgrima “paragüeras”. Ellos están en su mundo, danzando entre nubes sin otro son que el de sus corazones, sin otra sensación que la de estar en los brazos del otro… No existe nada más.

Y llueve para la niña que chapotea en el charco, disfrutando, a pesar de los ruegos de su mamá y la cara de reprobación de la Tía Magda.  Es una bailarina, es una sirena, es una ondina de ciudad. Y disfruta del agua, de los colores del agua, de la sensación de las gotitas picaronas que golpean en sus piernas, manchándole las medias blancas. Sin que mamá se dé cuenta del cómo, se ha desprendido de su vigilante mano y danza junto al charco, como una pequeña sacerdotisa de agua, invocando al espíritu del charco para jugar.

https://i2.wp.com/farm3.static.flickr.com/2182/2341303279_23ff5aa63c.jpg

Y mientras llueve, las gotas golpean sobre el paraguas. Cuidadosamente ha escogido un paraguas que combine con el conjunto que usa. Sabe que hoy  debe causarle buena impresión al jefe. Va esquivando charcos, y esquinas en las que se amontona el agua. Va jugando, sin quererlo, a esquivar otros paraguas, siendo visto como uno más de los miles que juegan al sube y baja de esos honguitos de colores.

Y respira, mientras deja que miles de gotas besen su cuerpo. Siente la frescura de cada beso y el aroma de la hierba mojada. Deja que la lluvia la purifique, la mime, la transporte. No le importó que le dijeran, “te vas a enfermar”. Se encogió de hombros y salió lo mismo. Se echó en el patio, se acostó sobre el pasto, y se dejó invadir, inundar, bañar… Se permitió conectarse con el agua, con el aire, con la tierra, mientras el fuego de su alma disfruta bailando entre los elementos…

Y mientras llueve, yo escribo estas historias, en las cuales, he sido cada protagonista, y seré cada protagonista alguna que otra vez.. ¿ustedes no?

8 Comentarios

  1. Como estas Lyric?, muy cierto tu comentario.. todos pasamos situaciones similares.La lluvia, esa misteriosa y mistica condicion, que con armas tales como uniformar el paisaje privandolo de contrastes ,humedeciendo nuestra ropa hasta hacernos sentir que nos desnuda y que de nada sirve protegerse cuando ya se esta mojado, y asi, en la aparente paz del derrotado, sentir un instante eterno y libre.
    Y si la tormenta no siempre es agresiva,, depende como se mira….. acaso no te pasa de acordarte de esas tardecitas grises frente al teelvisor viendo una peli con los papis?
    bueno , te cuento, aca tambien lluve, pero el terremoto cumplio 2 añitos y lleno de luz la casa
    te mano un besito

  2. Hola Salsi, feliz padre de terremoto:
    me recordaste una de mis caminatas por la lluvia más purificantes y memorables… algún día te la contaré…
    REconozco que cuando llegué a casa lo más dulce que me dijeron fue LOCA!!!!! pero sólo quien tiene esa conexión con el agua puede entender el estado de purificación del alma que sentía yo…
    Felices dos años papás de terremoto…
    Besos y abrazos a la familia.
    Andy

  3. Hoy hubiera querido poder quedarme en casa a hcer: nada. Me tomé el dia en el trabajo, adoré que lloviera. Tenía ganas de quedarme a mirar el agua caer o salir a dar una caminata por el parque.
    Peero… mi madre me recordó que sería una buena oportunidad para ir a hacerme ese estudio que me falta para la carpeta médica ya que hoy pude dormir por la mañana y no está el día para tomar sol.
    No tenía ganas, pero tuve que hacerlo. El trabajo es el trabajo y de vez en cuando hay que ser “responsable”.
    Me pasé la tarde en el médico y me morí de frío allá fuera, entre cuatro paredes de cemento. Me hubiera gustado más morirme de frío debajo del agua, pero bueh… el día estuvo maravilloso de todas maneras y me quejo por quejarme nomás, porque tengo la dicha de vivirlo.

    Besos y Abrazos Brujos!!!

  4. Ayer a la tarde, lloviznó en Rosario… bah, desde mediodía hasta la tarde…
    Me volví caminando desde el trabajo a casa “singing in the rain”… adoro esos momentos!!! Y depaso, me saqué las ganas de ese día😀

    Besitos lluviosos
    (aunque hoy este soleado, ayer me guardé algunos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s