Mamá amasa la masa

Odia amasar. Es una tortura.

Y claro, ella se crió en una panadería. Desde muy chica amasó kilos y kilos de harina. Cada vez que la harina le roza la piel, se lava las manos quinientas veces. O tal vez más.

Para ella los fideos en bolsita son una bendición. Evita las pastas, a menos que vengan empaquetadas. Esquiva la harina como algunos niños el baño diario.

Sin embargo, cuando la familia demanda “ñoquis caseros”, ella vuelve a engrudarse las manos y a amasar.

Mamá amasa la masa, tal y como dicen los textos de primer grado. Y amasa la masa para toda la familia, sabiendo las sonrisas y la alegría que da con esa comida. Haciendo el sacrificio de quitarse los adornos que tiene en las manos.

Torturándose con el pegote de masa que queda en las manos. Sintiendo la aspereza de la harina rozarle la piel. Y lavándose las manos mil, dos mil, tres mil veces.

Ella amasa y con cada movimiento llena de amor la vieja receta, que seguramente aprendió de alguna otra mujer, que en su momento fue la “mamá que amasa la masa”.

Les dejo a continuación una receta de ñoquis.

Esta es la infalible receta de la nona para preparar los ñoquis de papa del 29, no deje de poner unos pesos debajo del plato para tener fortuna el mes siguiente.

Ingredientes

Papas 1 K
Harina leudante 500g
Huevo, 1
Sal y pimienta a gusto

Preparación

– Hervir las papas con cáscara.
– Cuando estén cocidas, retirar, esperar que entibien, pelarlas y hacerlas puré.
– Mientras el puré esté tibio ir agregando la harina e incorporar el huevo.
– Formar una masa tierna, sin amasar demasiado para que no requiera más harina y se endurezcan los ñoquis.
– Hacer rollitos con la masa de un centímetro y medio de grosor.
– Cortarlos en trocitos de 2 centímetros.
– Marcarles las rayas con un tenedor o con la herramienta para marcar ñoquis.
– Hacer hervir agua con una cucharada de sal en una olla.
– Agregar los ñoquis y revolver un momentito, cuando estos suban a la superficie, esperar unos segundos e ir retirándolos con una espumadera.
– Colocarlos en una fuente con salsa.
– Pueden servirse con distintas salsas, de tomates, estofado, boloñesa, manteca y queso, etc.

Fuente: Recetas de Argentina

-En casa, les ponemos maicena, para que queden más “livianitos”.

4 Comentarios

  1. Witchie!
    A mi vieja tampoco le gusta amasar. Lo odia. No se crió en una panadería, pero a mi abuela le encantaba amasar…. imagino que mamá se hartó de que en su casa se amasara TODOS los domingos…
    Para equilibrar el universo, yo adoraba ir de mi abuela y verla amasar. A los 16 años cuando ella falleció, yo ya amasaba.
    Antes de irse me regaló su máquina de hacer pastas “así no te cuesta tanto cortar a cuchillo”…
    En casa los ñoquis los hago yo: A mi me encanta ¡Y mamá está chocha!
    jeje

    Besitos Brujos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s