Dejarse fluir, … o no…

Tal vez las reapariciones de gente que era parte de una etapa perdida, o el haber tomado las riendas de mi destino haciendo una frenada brusca me lleva a este tipo de reflexiones.

Nunca se sabe, la cuestión es que, si bien debería estar estudiando, estoy dando rienda suelta a mi ansiedad, con cualquier actividad menos la lógica para aprobar un examen…

Y el tema de hoy es: dejarse fluir, dejarse llevar, o parar el carro y pensar hacia dónde vamos y emprender marcha en ESA dirección.

La vida no es algo estático siempre cambia, y lo que, nos guste o no, hay que aceptar, es que esos cambios no siempre dependen exclusivamente de nosotros.

Cuando todo lo que diste por sentado se derrumbó, quedarse bajo los escombros, es una opción, la otra es sacudirse el polvo, ver qué podés rescatar y empezar a construir de nuevo. O simplemente, levantarse, dejar que el viento se lleve el polvo y caminar en otra dirección.

Cuando la sucesión de cambios es continua, hay que empezar a cambiar puntos de vista, adaptar la mente y el corazón a lo que pasa para tratar de salir lo más entero posible. Y ¿hasta que punto salimos enteros? ¿Salimos como nos encontraron las circunstancias en primer lugar?

Y ¿qué pasa cuando las circunstancias planeadas por dos, son cambiadas, sin previo aviso por uno solo? ¿Cuál o cuáles son las reacciones?

Y ahí aparecen las máscaras. Que no son otra cosa que un mecanismo de defensa.

Nos defendemos contra las circunstancias. La aparente calma o el estoicismo con el que aceptamos las situaciones, nos sorprende a nosotros mismos. Pero en simultáneo, convertimos la ansiedad que nos provoca este cambio involuntario, en un afán diferente.  No sé, tal vez, dejamos de lado un proyecto conjunto y comenzamos a proyectar sobre nuestro cuerpo, comenzás dieta, gimnasio, planeás piercings y tattoos… O sobre los proyectos mismos.

Retomás caminos que suspendiste, y ocultás la frustración de un sueño conjunto, que acariciabas y atesorabas, con sueños individuales que te son igual de caros, pero que al aparecer ese par se convirtieron en vacíos o secundarios.

Y ahí empezás a plantearte si debés fluir con los acontecimientos o, debés empezar a analizar qué querés, dónde estás parado y hacia dónde querés llegar.

Quien dijo que ser adulto es complicado, sólo miraba la punta del iceberg.

¿A quién no se le ha derrumbado un castillo en el aire encima alguna vez? Y cómo sale adelante. Definitivamente eso de que “un clavo saca otro clavo” es una boludez. Quien lo dijo quiso simplificar las cosas, porque mientras intentás entender al nuevo clavo, las comparaciones con el anterior, son inevitables.

Y no hablo sólo de relaciones, también de vidas. Cuando te cambia la vida de un momento a otro, es imposible no comparar la vida que tenías con la torre de bloques amontonados a la criolla que te quedó en frente. Y ahí comenzamos a analizar qué onda.

Podemos quedarnos paralizados mirando hacia adelante como pasmados… atontados, perdidos, y dejar que las circunstancias nos arrastren. Caso típico de “víctimas de las circunstancias”. La elección es no elegir.

Podemos darnos un tiempo para ver cómo reaccionar. Llorar, negarnos a ver, patalear, hasta finalmente, y muy desgastados, resentidos y doloridos, asumir la situación y empezar a ver cómo emparchar.

O podemos simple y llanamente, hacer frente a la situación, con armas o sin ellas, con caparazón o sin ella… Mirar lo que quedó, rescatar mucho, poquito o nada y ver hacia dónde queremos ir.

Cuando te derrumban la torre, es cuando comenzás a ver que hay más posibilidades… y el tema real estará entonces, no en lamentarse por la pila de piedra, que a la larga es lastre, sino, apreciar las nuevas elecciones ante nosotros.

Y luego la gran pregunta será ¿nos dejaremos fluir? ¿o no?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s