¿Sos historia o hacés historia?

A menudo me pregunto qué tipo de mujer se supone que sea. La protagonista del cuento de hadas, la bruja, la aldeana que pasa sin pena ni gloria, o una mujer que toma sus armas, herramientas y dones y cambia el cuento por una realidad mejor.

Y es bueno analizar como se nos ve,  y como nos presentan.

En otro post hablé de un análisis al cuento la Cenicienta. Un análisis irónico, cargado de protestas. Y pensándolo bien habría que fijarse como son estas chiquillas de la historia.

La protagonista por excelencia del cuento de hadas es una chica, jovencita, ingenua, con todas las virtudes tanto físicas como espirituales (todas, a excepción, tal vez de una cuota de “viveza criolla”, aunque hay excepciones).

La princesa del cuento, o la damisela en desgracia, es bonita y dulce, está desprotegida a merced de malvadas madrastras, hermanastras, brujos, o dragones. Y es absolutamente incapaz de tomar acción para salir del meollo por sí misma.

¿Las vemos de a una?

Blancanieves, la pobre princesita huérfana de madre, bajo el pie de una poderosa y hermosa bruja que desea desaparecerla para ser la mujer más hermosa en la Tierra. Blancanieves huye, alentada por su asesino. Se oculta y es protegida por 7 enanos y cuando cae finalmente en manos de la madrastra, el príncipe la vuelve a la vida.

Rapunsel: La hermosa niña que fue educada por una bruja malvada que la iba a convertir en su aprendiz, vivió la mayor parte de su vida encerrada en una torre, sin puertas y cuya única entrada era la ventana de su habitación. Es una de las pocas historias, en que después de ser rescatada la protagonista, asume un rol ejecutivo y también rescata a su hombre.

La Pastorcilla: una hermosa figurilla de porcelana en un estante, enamorada de otra figurita de porcelana, su tutor, un mandarín de porcelana decide casarla con la pata de una biblioteca, el mal encarnado “General Pata de Cabra”, otro caso en que la protagonista se deja rescatar sin oponer resistencia a ninguna situación.

Odette (el lago de los cisnes): si bien hay una versión cinematográfica que le da algo de carácter a Odette, el personaje del cisne blanco era una princesa, que es hechizada y amenazada una y otra vez con quedarse como cisne a menos que se case con el brujo malvado. Lo único que puede salvarla es el juramento de amor verdadero del príncipe.

Giselle (ballet homónimo): la bella pueblerina se enamora del conde, que a su vez estaba comprometido. Aquí la tragedia es que ella muere al saber de la traición de él.  Nuevamente la muchacha depende de un hombre para ser rescatada.

Podría seguir enumerando, protagonistas dependientes, pero ¿saben algo? Prefiero dedicarme a las que admiro. Las hacedoras.

Cleopatra: Reina de Egipto. Estadista visionaria. Desde muy joven tuvo que hacerse cargo de su pueblo. Como a todas las mujeres con poder, se la tachó de prostituta, y de miles de cosas. La belleza de Cleopatra ha sido recreada miles de veces en el cine y en el arte en general. Su cualidad de excelente estadista y administradora, no es tan conocida, porque, muchas veces lo importante de la historia se oculta por ideologías retorcidas. Dicen que también fue una gran militar. Una hacedora. No esperó que Marco Antonio la rescatara, tomó la espada y condujo a su pueblo, por sí misma.

Marie Curie: Aquí la nombramos con su apellido de casada. Pero su historia científica comenzó mucho antes de su matrimonio. Lamentablemente, en su época, sólo se podía ser a la sombra de un hombre. Sin embargo, Marie fue premio Nobel de química. La primera mujer. Una pionera. Dedicó su vida a la investigación, y gracias a asociarse con gente como Rutherford, Pierre Curie y muchos otros, hoy sus descubrimientos facilitan tantas cosas.

Hipatia: la primera mujer de ciencias. Nacida en Alejandría, hija de Teón, otro matemático. Se dice que su padre le permitió participar de sus clases y con el tiempo ella se hizo cargo de todas estas. También se sospecha que muchos de los trabajos de Teón fueron en realidad escritos por Hipatia.

TAmbién podríamos mencionar a las amazonas, que son conocidas por ser pueblos guerreros, hacedores.

Y tantos otros ejemplos ¿no? Las madres de plaza de mayo, cuando reclamaban por sus hijos. Eva Duarte, que logró que la mujer pudiera votar en Argentina. Alicia Moureau de Justo.

Y tantas otras más. Y me pregunto ¿Qué mujer quiero ser? ¿quiero ser historia? ¿quiero hacer historia? y lo más importante, cómo quiero que sean las mujeres que se están formando, las que hoy nacen o son pequeñitas ¿niñas debiluchas e incapaces de defenderse a sí mismas? ¿mujeres de armas tomar y luchar por lo que creen, lo que quieren o lo que son?

Dejo las preguntas picando… La respuesta no es única ni hay una sola correcta, cada quien sabrá qué respuesta es la correcta para cada quién.

5 Comentarios

  1. Ahora mismo me gustaria ser la hija preferida y amada de un padre que espera en silencio porque nunca supo decir te quiero.
    La amante solicita y divertida de un hombre que no se atreve a dar los buenos dias porque hace dias que se enfadó.
    La madre … creo que estoy pidiendo demasiado
    Menudo dilema
    Un gusto leerte

  2. Hola Witchie! Yo personalmente creo que podemos ser y hacer historia… el perfil de la mujer hiper dependiente ya no existe, ya no nos resignamos a morir por un hombre. Pero creo que no abandonamos el sueño de ser parte de una cuento de hadas… entiéndase por esto en su versión posmodernista, encontrar el hombre del que nos enamoremos profundamente, que desee y deseemos casarnos con él y con quien construir una vida, que ya sabemos, no se termina con la boda, sino que allí comienza y puede estar plagada de muchos más peligros que aquellos que vemos en los cuentos de niños…

    Yo sueño eso, al menos.
    No cualquier amor, no la dependencia, no la sombra del hombre, no la sumisión. Pero sí, sigo soñando el amor perfecto. Y no perfecto por excento de dificultades, perfecto en cuánto a amor sincero, fiel y luchador.

    Quizás incluso esto, sea un sueño. Pero nosotras sabemos que los sueños son buenos, que son proféticos, que tienen potencial sanador, que se reflejan en el humor y el espiritu. Así que sigo soñando. Sigo mirando a veces las películas de Disney y emocionándome, porque acaricio a la niña que fui…

    Mi preferida es la Bella Durmiente, al final, cuando las 3 hadas madrinas en medio del vals se pelean por el color del vestido y mientras ella y su príncipe danzan en un hermoso salón, el vestido cambia una y otra vez de color.

    Besitos mágicos!!!

  3. Driada: Eso es querer ser todas las que somos todo el tiempo… y creo que es posible😉
    Kami: sabés algo, para variar ¡¡¡Tenés razón!!!
    Podemos ser y hacer historia. Podemos ser la mujer que vive un gran amor pero que cambia el mundo y lo convierte en un lugar mejor, como hay tantas que lo hacen😉
    Te agradezco por recordármelo.
    Besitos a ustedes.

  4. Me la construyeron puritana e inteligente
    buena para la cocina y muy decente,
    tan irreal que existiría solo en mi mente y nada más
    pero insisto en compararla con ella.
    Ayúdame Freud…
    y si,… menudito problemita tiene arjona; solo arjona?
    a decir verdad, deberia acotar que para mi : UNA MADRE-cariñosa paciente ,dedicada,dulce y compañera. MI MUJER–mi apoyo, mi remanso, mi par, muy recatada. MI AMANTE- desprejuiciada, fogosa, soñadora atractiva y provocadora. MI HIJA- inteligente,autosuficiente, culta, profesional.
    ves? , es dificil de definir el rol que deberia tener la mujer ideal, o no.
    pero no te preocupes,,, segui a tu corazon, que seguro te indicara la correcta.todo esta en saber manejar los hilos del equilibrio entre independencia , fuerza de espiritu, proyectos y familia , amor hijos.
    y termino con otro fragmento de cancion.. esta vez de sabina( se que no es de tu debocion), cuando se pregunta de sus tres mujeres a cual mas quiso, termina diciendo… a quien mas me ha querido.
    simpre un gusto, yuna leccion leerte , un besito

  5. Ay Salsipuedes.
    Si supieras que en el entorno adecuado podemos ser todo eso y más!!!
    Pasa que cuando alguna prueba que puede… hay gente que se asusta y terminan creándole la fama que a Cleo, o haciendo como con Mileva de Einstein (Tapando su producción con el nombre del Marido) Sí, Al es absolutamente impresionante, pero su mujer hizo la base matemática de su teoría… y nadie se lo reconoció.
    Supongo que aún está en nuestras manos crear los entornos para que todos podamos ser todo, y como le dije a Cherry en el coment anterior, ser historia y hacer historia.
    Beso y gracias por comentar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s