As time goes by

Mucho ha cambiado con el paso del tiempo.

Amigos, novios, sueños, deseos, planes, vidas, esperanzas, reflejos.

Y a medida que el tiempo pasa, es como si la noche se alargara y el día se hiciera más corto. Dejás sueños de lado para perseguir objetivos tangibles. Olvidás amores imposibles y te ponés a pelear para llevar adelante a tu pareja actual.

Dejás de esperar un milagro y comenzás a hacer magia y cambiar las cosas vos mismo.

Cambiamos visiones, deseos, esperamos cosas diferentes, imaginamos futuros plausibles.

La mochila de recuerdos se va llenando, y vamos dejando atrás carga que ya no necesitamos. Aprendemos cosas nuevas, y desaprendemos cosas que nos atan a lo que se terminó.

As time goes by, aprendemos a confiar en nuestra experiencia, más que en nuestras predicciones. Y nuestros juicios no tan objetivos, tienen un matiz menos radical.

Las cosas ya no son o blancas o negras. Son del color que les sale, y las tomamos o no.

Y el tiempo pasa, y ya no esperás convertirte en campeón olímpico del deporte que nunca practicaste. O en ganador del pulitzer por lo que jamás escribiste. Querés ser profesional, buen padre, buen esposo, buena persona…

Y madurás, y olvidás a ese niño interior que jugueteaba entre fantasías.

Pero a veces, mientras pasa el tiempo, lo traés de vuelta. Y él te dice si hiciste bien, o si estás equivocado. Y la experiencia ganada con las lecciones aprendidas, te indican si le debés hacer caso  o no. (Generalmente sí!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s