Un domingo ¿más?

Here’s the thing, hoy es el día del padre, en Argentina este año. Hoy también es el día después de una horda de catástrofes políticas nacionales que nos tiene a todos en ascuas (a todos menos a los que viven en realidades paralelas).

Y, como si todo lo anterior fuera poco, es domingo.

El domingo es el día familiar por excelencia en las familias tradicionales… hace tanto que yo no formo parte de esas familias, oh my goddess.

El domingo es el día de la depresión de las mujeres y de los hombres que no están en pareja, casados o en vías de estarlo (yo no me deprimo… así que tampoco entro en esta categoría).

Y es el domingo en el cual se me dieron las indicaciones a seguir en mi camino personal y espiritual.

Entonces vamos por partes.

Día del padre: Feliz día a todos los caballeros que leen este espacio y que son padres o están por serlo. Espero que sus hijos tengan mejores domingos que los nuestros y que ustedes les regalen herramientas para crear realidades buenas y no fantasías memorables. 😉

El día después de: y la pregunta es, después de tanto desajuste interior, ¿cómo sigue todo? Los mayores tienen  miedo, los menores están en la inconsciencia total, y los que estamos en edad “crítica” tenemos dos posturas, con el campo o con el gobierno. Y me queda la pregunta ¿y con el país quedó alguien?

Aún intento ver si alguna de las posturas puede ser intermedia y permitirnos encontrar un nuevo rumbo, porque el choque y el camino que se está tomando no conducen a ninguna parte. Como decía en una apreciación geométrica, los círculos no tienen lados, y los círculos viciosos como éste, no tienen ningún límite constructivo a la vista… ¿será un círculo de radio infinito? Espero que no.

Las cosas son así, el país es un país que vive del agro, no pretendamos industrializarlo, mineralizarlo, porque es un país de campo, nuestra tierra es aún fértil, no la esterilicemos con actitudes orgullosas, prejuiciosas y soberbias.

Pachamama debe estar zapateando de impotencia, ver a sus hijos e hijas haciendo tamaño despelote, cuando lo realmente constructivo sería sentarse a hablar con la verdad…

Hoy es un domingo raro… Y no sé, dá como tristeza todo esto, pero al mismo tiempo, hay esperanza.

Parecemos estar en el fondo del pozo, entonces lo único que queda por hacer es salir.

Y es Domingo. No es un domingo más… es uno de tantos domingos. Y como las reflexiones se dan en los domingos, y los sermones de los domingos (aburriiiiiiiiiiiiiidos) también. También se dan indicaciones de los caminos a seguir.

No es mi post más feliz, pero es lo que hay en mi mente hoy día… Lo otro es muy personal como para ponerlo acá… más adelante irán viendo partes de eso.

Feliz día del Padre, chicos, y espero, compatriotas varios, que las cosas empiecen a mejorar para todos de la manera más pacífica posible.

Invitación, sea cual sea tu credo, una velita, que arroje luz sobre el camino para que se encuentren las soluciones que nos beneficien a todos como sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s