Una pizca de jengibre…

Cada vida es una receta de cocina. Depende de cada uno de nosotros hacer que la receta sea sabrosa y apetecible o insulsa, sosa y no comestible.

Sí, totalmente de acuerdo, es irónico que alguien que deteste la cocina como yo: escriba una analogíaentre la vida y cocinar, pero en este mundo todo es posible. Y a mi, no me gusta limitarme.

Sazonar es dar sabores, texturas, aromas, sonidos y colores diferentes a lo que de otro modo se percibiría como “plano”. Las texturas, las dan los desafíos que tomamos. Los aromas, son los afectos, los sonidos, las voces externas que nos guían, acompañan y consuelan muchas veces. Los colores, son nuestros sueños y lo que hacemos por volverlos realidad, y el sabor, es todo aquello que nos ayuda a hacer de nuestra pequeña receta algo sumamente único y especial.

Son esos condimentos los que permiten que la gente que te conoció toda tu vida, vaya observando cambios. Y los resultados de esos cambios, y te sorprendan.

Dice mi madre que de niña solía cantar ” A la vida hay que darle color”, hoy digo, a la vida hay que darle sabor, y un poquito de picante, no viene nada mal😉

Who knows (no te alarme, no invoco a nadie madrileñita por opción) a bit of ginger can be the spicy taste your life needs…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s