Y el valor ¿para cuándo?

Hoy vi a un amigo cerrar una discusión interesante. Una discusión en la cual él puso sus cartas sobre la mesa…  ¿Qué pasó? Nadie fue capaz de jugarse.

¿Y dónde quedaron los valientes?

Me da rabia, todos dicen “hay que jugársela” y cuando tienen la oportunidad, se esconden como hormigas… Las ridículas y patéticas hormigas que son.

Se forma una plabra en mi boca, y la siento fluir hacia los dedos… C……… a……………… g…………….. y ya sabés como termina ¿o no?

Jugátela. Decí lo que pensás. Hacete cargo de lo que creés. A ver pedazo de cobarde, tan difícil es discutir un tema que no incluye ni religión, ni fútbol ni política?

Me da rabia, porque sé que si discutimos, si hablamos, si ponemos las cartas en la mesa, se pueden encontrar espacios de consenso, soluciones….

Pero hay miedo ¿miedo a qué? ¿a no tener la razón? ¡¡Eso es estúpido y engreído!!

No sé, será que creo que si fuéramos frontales podríamos solucionar todo tan fácil… Pero nos gusta ser cobardes, es fácil

Y bueno, si sos cagón, sos cagón. Yo creo, pienso y me hago cargo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s