Exorcismos…

Hoy, verás que me vine seria… Y es que a veces lo soy. A veces nostálgica, a veces seria, a veces disparatada, a veces irónica, graciosa, dulce, agria y cortante… Soy una y muchas, y a veces Una y muchas necesitan salir.
Y este post dista mucho de posesiones demoníacas. Simplemente es exorcismo de ideas, pensamientos, sentimientos… o semejante.
Aprendí el código de lenguaje escrito de muy pequeña, me gustaban las historias ¿viste? Aún hoy adoro las buenas historias. En su momento exigía se me leyeran un mínimo de cinco cuentos antes de dormir. Mamá, sin imaginar que yo aprendería, me enseñó las letras, y los sonidos que producían al unirse. No sé como fue el proceso de aprendizaje de eso, me gustaría (ups, la yo que es docente y le interesa el aprendizaje sale al ruedo).
La cuestión es que a los 4 años ya sabía leer y escribir. Y ya inventaba historias.
No soy consciente de cuándo mis historias para jugar empezaron a diferenciarse de las otras… Era extraño, pero nunca las mezclé.
Y de pronto, el aprendizaje de otro idioma me daba el escape para escribir.
Y escribí mucho.
De adolescente me puse poética (según yo, boludces que riman distan mucho de ser poesía) … Llegué a escribir poesía durante la clase de biología… lo cual indica que mi mente estaba en cualquier lado menos donde debía estarlo.
En la universidad, y pasando por mi período de auto-oscurantismo, escribí una vez más, tenía entonces como 20 años. Fue mi primer y único relato publicado. Al concluirlo, sabía que era raro, no había leído nada parecido a eso jamás…
Recuerdo que lo comencé en una casa de campo, a la luz de un sol de noche, mientras afuera diluviaba y caía granizo del tamaño de una pelota de tennis.
Soy consciente de no ser yo la que escribía, es decir, si, era mi mano, era el papel y era mi letra, pero las ideas, no las sentía de mi cabeza, sino que provenían de afuera.
Escribir es un despresurizador importante. Cuando escribo, exorciso pensamientos, sentimientos, ideas, emociones que entorpecen mi funcionamiento normal (si es que eso existe).
Cuando escribo no necesito nada… Tengo todo conmigo, a mi alrededor, a mi lado.
Cuando escribo, soy libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s